Ecuador. Miércoles 24 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Acuerdo histórico contra el cambio climático

El presidente francés, Francois Hollande (segundo a la derecha), la Secretaria Ejecutivo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres (2-L), el canciller francés Laurent Fabius (3-R) y Secretario General de las Naciones Ban Ki-Moon (3-L) después de la adopción del acuerdo final COP21 en la sala de la sesión plenaria en la Conferencia Mundial de Cambio Climático 2015 (COP21) en Le Bourget, al norte de París, Francia, 12 de diciembre de 2015. la 21ª Conferencia de las Partes (COP21) se celebró en París 30 de noviembre al 12 de diciembre. (Francia) EFE / EPA / CHRISTOPHE PETIT TESSON

PARÍS – La cumbre del clima de París (COP21) ha aprobado hoy el primer acuerdo universal de lucha contra el cambio climático, en el que cerca de 200 países, tanto desarrollados como en desarrollo, se comprometen de manera histórica a transitar de manera conjunta hacia una economía baja en carbono.

A las 19.26 hora local (18.26 GMT), el presidente de la COP21, Laurent Fabius, dio el esperado martillazo del consenso en el plenario de la cumbre y dijo “Acabamos de hacer una cosa grande”, en medio de los aplausos y abrazos de los presentes.

El presidente francés, François Hollande, se incorporó nada más aprobarse el acuerdo y se fundió en un fuerte abrazo con el secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, mientras al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se le caían lágrimas de emoción.

Para lograr el acuerdo que marca el inicio de un nuevo modelo de desarrollo han hecho falta veintiún años de cumbres del clima y doce meses de los más intensos esfuerzos diplomáticos que se hayan hecho en la historia.

“Este es el acuerdo más complejo que se ha negociado nunca”, han reconocido los secretarios tanto de Naciones Unidas como de la convención de cambio climático de la ONU, Christiana Figueres.

El acuerdo que se acaba de aprobar tiene como objetivo “mantener la temperatura media mundial muy por debajo de dos grados centígrados entre ahora y el 2010, respecto a los niveles preindustriales”, aunque los países se comprometen a llevar a cabo “todos los esfuerzos necesarios” para que no rebase los 1,5 grados y evitar así “los impactos más catastróficos del cambio climático”.

También se comprometen a limitar el aumento de los gases causantes del efecto invernadero producidos por la actividad humana a un nivel que árboles, tierra y océanos puedan absorber de forma natural, a partir de algún momento entre el 2050 y 2100.

En términos prácticos, para lograr ese objetivo el mundo tendría que dejar de emitir en su totalidad los gases que provocan el efecto invernadero en los próximos 50 años, dijeron los científicos. Eso se debe a que cuanto menos se contamine, menos contaminantes absorbe la naturaleza.

Lograr esa reducción en emisiones requeriría una transformación de la forma en que la gente obtiene energía y muchos activistas temen que, pese a las promesas, los países no están listos para realizar cambios tan profundos y costosos.

El acuerdo ahora debe ser ratificado por los gobiernos individuales — al menos 55 países que representan al menos 55% de las emisiones globales — y entraría en vigor en el 2020. Es el primero en pedirle a todos los países que se unan para luchar contra el calentamiento global, lo que representa un cambio en el discurso de la ONU, que antes sólo pedía a los países ricos reducir sus emisiones.

El acuerdo compromete a los países a mantener el incremento de las temperaturas globales para el 2100 “bien por debajo” de 2 grados Celsius comparado con la era preindustrial y dice que tratarán de limitarlo aún más, a 1,5 Celsius. El mundo ya se ha calentado 1 grado Celsius por encima de los tiempos preindustriales.

La nueva versión eliminó conceptos polémicos como “neutralidad climática” o “neutralidad de emisiones” que aparecían en borradores anteriores pero eran rechazadas por China y otros países.

Dice que las naciones ricas deben seguir brindando apoyo financiero a las naciones pobres para que enfrenten el cambio climático, pero no aclara cuánto. También incluye una sección de “pérdidas y daños”, un tema impulsado por los pequeños países insulares y otros países vulnerables que quieren ayuda para recuperarse de los desastres del cambio climático y ascenso en el nivel del mar.

Nicaragua dijo que no apoyaría el pacto. Su enviado a las conversaciones, Paul Oquist, dijo que el acuerdo no basta para reducir el calentamiento global y ayudar a los países pobres afectados por él.

Nicaragua es uno de los nueve países participantes que no presentaron metas de reducción de emisiones, después de que la enviada de Venezuela, Claudia Salerno, dijo que a su país, que se resistía, le había gustado el acuerdo y presentó su compromiso.

Activistas que dicen el acuerdo no será suficiente realizaron protestas en París el sábado, llamando la atención hacia poblaciones amenazadas por el derretimiento de glaciares, elevación de los mares y expansión de desiertos.

Kumi Naidoo, de Greenpeace, elogió el acuerdo como un buen comienzo, pero dijo que no es suficiente.

“Hoy, la raza humana se ha unido en una causa común, pero lo que realmente importa es lo que suceda después de esta conferencia”, dijo. “El acuerdo de por sí no va a sacarnos del hoyo en el que estamos, pero hace las paredes menos empinadas”. (I)

Con textos de AP y EFE

El presidente de Francia, François Hollande (centro) posa con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo (centro izquierda); el alcalde de Londres, Boris Johnson (izquierda); el ex regidor de Nueva York, Michael Bloomberg (3ro derecha); el alcalde de Seúl, Park Won-soon (derecha); el de Estambul, Kadir Topbas (3ro derecha); el de Dakar Khalifa Sall (2do izquierda) y el de Río de Janeiro, Eduardo Paes (2do derecha), para una foto de grupo durante un acto en el marco de la cumbre sobre clima, la COP21 de la ONU, en París, el 4 de diciembre de 2015. (Stephane de Sakutin/Pool Photo via AP)

El presidente de Francia, François Hollande (centro) posa con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo (centro izquierda); el alcalde de Londres, Boris Johnson (izquierda); el ex regidor de Nueva York, Michael Bloomberg (3ro derecha); el alcalde de Seúl, Park Won-soon (derecha); el de Estambul, Kadir Topbas (3ro derecha); el de Dakar Khalifa Sall (2do izquierda) y el de Río de Janeiro, Eduardo Paes (2do derecha), para una foto de grupo durante un acto en el marco de la cumbre sobre clima, la COP21 de la ONU, en París, el 4 de diciembre de 2015. (Stephane de Sakutin/Pool Photo via AP)

Decenas de personas se manifiestan para reclamar medidas de acción contra el cambio climático, en el marco de la celebración de la Conferencia sobre el Cambio Climático COP21 celebrada en París, Francia, hoy, 11 de diciembre de 2015. EFE/Jose Rodriguez

Decenas de personas se manifiestan para reclamar medidas de acción contra el cambio climático, en el marco de la celebración de la Conferencia sobre el Cambio Climático COP21 celebrada en París, Francia, hoy, 11 de diciembre de 2015. EFE/Jose Rodriguez