Ecuador. Viernes 28 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Evo recomienda al papa que tome coca

PAPA MORALES

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se reunió hoy en el Vaticano con el papa Francisco, con quien abordó la actual coyuntura socioeconómica del país y al que regaló tres libros sobre los beneficios de la coca, cuyo consumo le aconsejó.


Publicidad

Morales conversó con Francisco durante 27 minutos en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

“Hermano papa”, exclamó el mandatario al llegar al encuentro con el pontífice, con quien se abrazó y a quien expresó que estaba “muy contento” de volver a verlo.

Según el comunicado del Vaticano, la audiencia se celebró “en una atmósfera de cordialidad” y se trataron “algunos temas concernientes a la actual coyuntura socioeconómica del país, considerando especialmente las políticas sociales”.

En la reunión “se habló de las relaciones entre la Iglesia y el Estado recordando la larga tradición cristiana de Bolivia y la contribución decisiva de la Iglesia a la vida de la Nación”.

“También hubo referencias a cuestiones de interés común, como la educación, la sanidad y la ayuda a los pobres”.

Por último, añadió la Santa Sede, “se examinaron algunas situaciones internacionales”.

Morales regaló al pontífice tres libros sobre el cultivo andino titulados: “Coca, la dieta citogénica”, “Coca, un biobanco” y “La coca contra la obesidad”.

“Yo la estoy tomando y me hace bien. Se lo recomiendo y así aguanta toda la vida”, dijo Morales al papa al entregarle los libros.

También le regaló un busto de madera de Tupac Katari, un líder indígena de la etnia aymara “que fue descuartizado en 1781 por los españoles”, según explicó el presidente boliviano al papa Francisco.

Como anécdota, Morales le dijo al pontífice: “fíjese, de la localidad de la que yo vengo el santo patrón es san Francisco de Asís. Yo llegué al sindicato san Francisco y ahora tenemos al papa Francisco”.

El papa, por su parte, le obsequió con el medallón de San Martín de Tours, patrón de Buenos Aires y símbolo del amor hacia los pobres, un presente que suele entregar en las audiencias privadas, así como la reciente exhortación sobre la familia “Amoris Laetitia”.

También le entregó un ejemplar de “El nombre de Dios es Misericordia”, su libro entrevista, publicado hace unos meses.

Durante la entrega de regalos, el presidente boliviano aprovechó para entregarle una carta de la Central Obrera Boliviana (COB) y la Conalcam (Coordinadora Nacional por el Cambio), sobre las últimas manifestaciones de la Iglesia católica en su país.

“Aquí tiene usted la carta de los movimientos sociales y todo el material”, dijo Morales a Francisco.

El presidente había anunciado antes de su llegada al Vaticano que hablaría con el papa sobre ese asunto, después de que el pasado 1 de abril la Conferencia Episcopal Boliviana alertara en un documento de que el narcotráfico había penetrado en las estructuras del Estado.

Morales rechazó esas acusaciones y pidió a la Iglesia boliviana que diese los nombres de quienes pensaban tenían relación con el narcotráfico.

El presidente de Bolivia fue acompañado a la audiencia con el papa por su canciller, David Choquehuanca; la encargada de negocios de la Embajada boliviana ante la Santa Sede, Erika Farfan, y su jefa de Gabinete, Patricia Hermosa.

Morales y el papa se reunieron por primera vez en el Vaticano en 2013 durante una audiencia, ocasión en la que hablaron de la lucha contra la pobreza.

El líder boliviano le obsequió entonces con un libro sobre la reivindicación de una salida al mar para su país.

Posteriormente, se reunieron en octubre de 2014, durante la celebración en el Vaticano del primer Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

En julio del pasado año, Francisco visitó Bolivia en un viaje que también le llevó a Paraguay y Ecuador.

Durante su estancia en Roma, Evo Morales asistirá mañana a una conferencia organizada por el presidente de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, el argentino Marcelo Sánchez Sorondo, para conmemorar el 25 aniversario de la encíclica de Juan Pablo II “Centesimus Annus”. EFE (I)

ccg/jam/ah