Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Las consecuencias de El Niño están “lejos de terminar”, alerta Unicef

Nueva York (EFE).- El impacto del fenómeno climatológico El Niño está “empeorando” y “lejos de terminar”, según apuntó hoy Unicef, que cifró en 26,5 millones la cantidad de niños que necesitan ayuda “solo en África oriental y meridional” una vez terminado.

Publicidad

En el informe “Aún no ha terminado: Las consecuencias de El Niño sobre la infancia”, la organización asegura que el hambre, la desnutrición y las enfermedades derivadas de las sequías e inundaciones causadas por el fenómeno siguen aumentando y los niños que viven en las zonas más afectadas “ya están pasando hambre”.

Además, Unicef avisa de las posibilidades de que el fenómeno inverso a El Niño, La Niña, “agrave aún más” la crisis humanitaria que afecta a las comunidades más vulnerables en los países donde los recursos ya han llegado al límite, sobre todo en África oriental y meridional, así como en América del Sur.

Con El Niño también aumentaron las enfermedades que son las principales causas de mortalidad infantil, como el dengue, la diarrea y el cólera, además de generar condiciones favorables para la reproducción de mosquitos que pueden transmitir virus como el zika en Suramérica, apunta la organización.

“Puede que el fenómeno meteorológico haya terminado, pero sus repercusiones sobre los niños se sentirán durante años. Y si La Niña se desencadena, estos mismos niños podrían sufrir unas condiciones meteorológicas más extremas”, señaló en el comunicado la directora de Programas de Emergencia de Unicef, Afshan Khan.

Otra de las preocupaciones de la institución ante la falta de alimentos y agua en África meridional es un aumento en la transmisión del sida.

El informe subraya que la mortalidad de los niños que viven con el VIH es de dos a seis veces mayor entre los niños desnutridos.

Según Unicef, un estudio realizado en 2014 en África subsahariana reveló que las tasas de infección de sida en zonas rurales aumentó en un 11 % después de que se produjera una sequía, uno de los principales efectos de El Niño en África meridional.

Los países más afectados por el fenómeno natural son Etiopía, con más de 10 millones de personas afectadas por la sequía (6 millones de niños); Malawi, con 1,5 millones de niños afectados, y Angola, con 756.000 de ellos sufriendo la misma crisis de seguridad alimentaria y sin recursos para paliar la desnutrición infantil.

“Los mismos niños que han sufriendo los efectos de El Niño, y que están amenazados por La Niña, se encuentran en la primera línea del cambio climático”, afirmó Khan. EFE (I)

esb/ag/eat

Publicidad