Ecuador. Lunes 5 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Comisionada ONU recibió denuncias de violación de derechos humanos en Ecuador

Kate Gilmore, alta comisionada adjunta de la ONU para los Derechos Humanos.

Quito, (EFE).- La alta comisionada adjunta de la ONU para los Derechos Humanos, Kate Gilmore, dijo hoy en Quito que ha recibido denuncias de violaciones de derechos a comunidades indígenas, de torturas en prisiones y de problemas de reparación a víctimas de violencia doméstica en Ecuador.

Publicidad

“Esto es un punto que hay que reportar en cuanto a los derechos humanos en Ecuador“, declaró en conferencia de prensa Gilmore, quien aseguró que el organismo de derechos humanos de la ONU no pide al Gobierno “que sea perfecto”, sino que actúe en consonancia con la Constitución y establezca una agenda para la solución de esos problemas.

La alta comisionada adjunta, quien participa en la conferencia de Naciones Unidas Habitat III que concluye hoy en la capital ecuatoriana, dijo que durante su estancia en ese país se ha reunido con representantes del ministerio de Justicia y también de 27 organizaciones de la sociedad civil, quienes le han trasladado las denuncias.

Gilmore destacó que el país cuenta con una de las constituciones más avanzadas del mundo en materia de derechos humanos. “Deberíamos celebrar esto”, dijo, y resaltó también avances conseguidos en la reducción de la pobreza y en áreas como el acceso a la educación, entre otras.

Pero consideró “problemático” que, en medio de estos éxitos se registran “signos de la contracción de derechos”, de los que existe “evidencia”, y señales de “erosión del sistema judicial”, incluyendo “decretos presidenciales”, comentó.

También manifestó que el organismo al que pertenece ha constatado casos de “interferencia” en medios de comunicación, que “están bajo presión”, e indicó que es necesaria una justicia independiente y una sociedad civil plural.

Estas circunstancias son “un signo malo que no debemos ver en el Gobierno y este es nuestro mensaje”, apostilló.

Gilmore aconsejó al Gobierno que no tema a los derechos humanos, pues estos “son herramientas y activos para el progreso” pero “sin una prensa libre, sin jueces independientes y sin libertad para que la gente diga lo que piensa, Ecuador nunca va a ser fiel a su Constitución”, apostilló. EFE (I)

Publicidad