Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Comienzan audiencias del juicio a Temer

El presidente brasileño Michel Temer está de pie detrás del secretario de la presidencia Eliseu Padilha en el palacio presidencial de Planalto, Brasilia, 5 de junio de 2017. El máximo tribunal electoral de Brasil reanudó el miércoles 7 de junio de 2017 la revisión de las denuncias de financiación ilegal de campañas que podría concluir con la destitución del presidente Michel Temer. (AP Foto/Eraldo Peres)

SAO PAULO (AP) — El máximo tribunal electoral de Brasil comenzó a escuchar argumentaciones el martes sobre si el presidente Michel Temer debería ser retirado del puesto por acusaciones de financiamiento ilegal de campaña en los comicios presidenciales de 2014.


Publicidad

El juez Herman Benjamin, nombrado por la corte para que examine el caso, comenzó con su análisis de los cargos contra Temer, pero postergó su voto para la próxima sesión, la cual se llevará a cabo el miércoles por la mañana.

Se espera que las audiencias se efectúen al menos durante tres días, y no hay un plazo para que los siete jueces del caso emitan un fallo final en la que es la primera ocasión que un tribunal electoral podría desalojar de su puesto a un presidente en funciones en Brasil.

La demanda fue presentada tras los comicios por el Partido de la Social Democracia Brasileña, de derecha, cuyo candidato presidencial Aecio Neves perdió ante la fórmula de la entonces presidenta Dilma Rousseff y Temer como su compañero vicepresidente. Irónicamente, ese partido ha sido un aliado crucial de Temer desde que éste asumió la presidencia después de que Rousseff fue destituida y luego sometida a un juicio político el año pasado.

Si el tribunal decide que la fórmula Rousseff-Temer sí recibió financiamiento ilegal de campaña, como se ha insinuado en varias declaraciones de acusados en un acuerdo con la fiscalía a cambio de una pena menor, el mandato de Temer sería anulado y el Congreso tendría que elegir a alguien para que concluyera su período hasta diciembre de 2018. Sin embargo, el político de carrera, cuya popularidad ronda el 8%, ha dicho que apelaría.

Tanto Rousseff como Temer dicen ser inocentes, y éste último argumenta que su equipo no era el responsable de la recaudación de fondos para la fórmula integrada por ambos.

En medio de crecientes presiones para que el presidente renuncie mientras se esgrimen distintas acusaciones de corrupción en su contra, Hermann dijo que su juicio estará “basado en hechos, no en lo que convenga políticamente”.

Gilmar Mendes, juez del Supremo Tribunal Federal y presidente del tribunal electoral, describió el juicio en el que su viejo amigo podría ser retirado del puesto como “una magnífica experiencia de aprendizaje”.

Si a la larga el tribunal echa a Temer de la presidencia, o si él decide renunciar, el presidente de la Cámara de Diputados Rodrigo Maia asumiría el puesto durante 30 días mientras el Congreso vota para elegir a un nuevo mandatario.

El tribunal electoral programó más sesiones para el miércoles y el jueves, pero podrían ser postergadas si cualquiera de los siete jueces solicita revisar el caso.

El miércoles el tribunal tendrá que analizar un asunto preliminar que podría modificar los procedimientos: los equipos legales de Rousseff y de Temer desean que los jueces rechacen información que proviene de los testimonios efectuados por ejecutivos de la gigantesca compañía constructora Odebrecht, los cuales llegaron a acuerdos con la fiscalía para declarar a cambio de una reducción en sus penas. Esa empresa se encuentra inmersa en la amplia investigación sobre sobornos en la que también está implicada la paraestatal Petrobras.

Los equipos legales argumentan que las acusaciones efectuadas por empleados de Odebrecht en las que involucran a la campaña presidencial de 2014 van más allá del alcance original de la investigación a Petrobras.

Mauricio Santoro, analista político en la Universidad Estatal de Río de Janeiro, dijo esperar que el tribunal postergue una decisión final en el caso o halle alguna forma de separar a Temer de la fórmula de Rousseff.

Horas antes de que comenzara el juicio, la situación política de Temer se deterioró aún más con el arresto de un exministro de Turismo y aliado cercano, Henrique Eduardo Alves. Fue puesto bajo custodia por cargos de corrupción relacionados con la construcción de un estadio para el Mundial de 2014 en la ciudad de Natal.

Globo News difundió fotografías del momento en el que la policía federal detiene a Alves. Las autoridades realizaron una conferencia de prensa horas después en la que acusaron a Alves y a Fred Queiroz, secretario de obras públicas de Natal, de haber recibido sobornos de importantes compañías constructoras.

Alves, expresidente de la Cámara de Diputados, fue ministro de Turismo con Roussef y con Temer, que reemplazó a Rousseff cuando fue destituida por manejo ilegal del presupuesto federal. Alves dejó el cargo poco después de que Temer asumió el poder en mayo de 2016.

Su arresto se llevó a cabo apenas un día después de que la policía federal le envió a Temer una lista de preguntas en una pesquisa penal por separado que también involucra al presidente. Tenía 24 horas para responderlas, pero sus abogados obtuvieron una prórroga hasta el viernes por la tarde.

El mes pasado, el principal procurador de Brasil abrió una investigación a Temer por presunta corrupción pasiva y obstrucción de la justicia.

El mandatario también está siendo investigado por presuntamente respaldar el pago de dinero para comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, que también era su aliado. Cunha cumple una sentencia de 15 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Además, Temer está bajo investigación por presuntamente recibir sobornos a través de su exasesor Rodrigo Rocha Loures. El Supremo Tribunal Federal rechazó el martes una solicitud de Loures para que lo excarcelen.

Éste fue arrestado el fin de semana. La policía difundió un video en el que al parecer carga un maletín con 154.000 dólares. Si él concierta un acuerdo con la fiscalía para que le impongan una sanción menor, su testimonio podría implicar a Temer todavía más.

El mandatario ha rechazado haber hecho nada ilegal y ha prometido que se mantendrá en el puesto a pesar de las crecientes exhortaciones para que renuncie.

____

Los periodistas de The Associated Press Liliana Michelena y Peter Prengaman en Río de Janeiro contribuyeron con este despacho.