Ecuador. miércoles 22 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irma cae a categoría 3, pero se ensaña con Varadero antes de salir de Cuba

Una mujer y dos niños avanzan cerca de postes derribados por el huracán Irma, en Caibarien, Cuba, el sábado 9 de septiembre de 2017. No hubo reportes de muertos ni lesionados. (AP Foto/Desmond Boylan)

La Habana, 9 sep (EFE).- El huracán Irma, cuya categoría ha bajado a 3, disminuyó a lo largo de hoy su velocidad de traslación por la costa norte de Cuba a 11 kilómetros por hora y se mantuvo casi estacionario cerca del balneario turístico de Varadero, donde es previsible que provoque graves destrozos.


Publicidad

Según el último informe del Instituto de Meteorología cubano (Insmet) explicado en la televisión estatal, Irma se encontraba a primera hora de la noche a 45 kilómetros al noreste de la Península de Hicacos, donde se ubica Varadero, con vientos de hasta 195 kilómetros por hora.

Al haber reducido su velocidad y pasado más tiempo en esa posición se augura que pueda haber causado serios daños en el célebre balneario turístico, donde hay alojados unos 18.500 turistas extranjeros.

Tras pasar dos días sobre la costa norte de Cuba se espera que el Irma comience a alejarse de la isla en las próximas horas y enfile hacia la península de la Florida (EEUU).

Su cercanía mantiene en fase de alerta a La Habana, donde desde esta tarde se registraron inundaciones costeras y condiciones de tormenta tropical y hay 10.000 personas evacuadas por la cercanía de sus casas al mar o por el deterioro de sus viviendas.

A lo largo de la jornada se han ido conociendo más datos sobre los daños provocados por el ciclón en las áreas por las que se desplazó el viernes y la madrugada del sábado, donde se espera que en breve se declare la fase de recuperación, la cuarta y última de las que establece el protocolo cubano ante este tipo de emergencias.

Por todo el oriente y el centro del país se reportaban torres de telecomunicaciones en el suelo, árboles derribados sobre los caminos, viviendas destruidas, toneladas de escombros y amasijos de madera, inundaciones con olas de hasta seis metros (19 pies) y ráfagas de viento de 256 kilómetros (159 millas) por hora.

El Consejo de Defensa Nacional analizó hoy el impacto del meteoro, que ha afectado al sistema eléctrico de todo el país y cuyas lluvias han elevado las reservas de agua en las presas de la isla en más de 280 millones de metros cúbicos, según la televisión estatal.

La provincia de Villa Clara, una de las más afectadas junto a Camagüey y Ciego de Ávila, está “totalmente apagada” y su capital, Santa Clara, sufrió daños importantes que aún no han sido cuantificados.

De los siete municipios costeros golpeados por Irma -aún en categoría 5 el viernes por la noche- fue el de Caibarién el que más sintió el embate del ciclón, que durante diez horas dejó en la zona vientos de hasta 250 kilómetros por hora que derribaron árboles, dañaron viviendas y redes eléctricas y de comunicaciones.

Sin embargo, el malecón de esa villa patrimonial “resistió milagrosamente”, según detalló el informe.

Testigos dijeron que en Caibarien, en el centro del país, se derrumbó el museo provincial al tiempo que volaban farolas, postes de luz y tejas de cubiertas de casas. El agua ingresó unos 500 metros (1.640 pies) mar adentro.

Infraestructura turística _la principal fuente de ingresos del país_ de la costa norte, entre la más visitada por viajeros, sufrió afectaciones importantes pero aún no cuantificadas. Incluso el pedraplén (camino sobre una cimentación de piedras) que une a la isla de Cuba con los Cayos del Rey quedó destruido.

Una termoeléctrica en Camagüey se estropeó y no podrá volver a arrancar, y el polo turístico de Santa Lucía estaba “devastado”, reconocieron testigos.

La provincia de Las Tunas quedó desconectada del sistema energético nacional, y en muchos puntos del territorio se perdieron las comunicaciones y los datos. También se reportaron daños en los cultivos de plátanos y de caña de azúcar, así como destrucción de infraestructura agrícola.

Más de un millón de personas estaban en albergues _incluidas cuevas a cargo de las fuerzas armadas_ o casas de vecinos o amigos.

Mientras, en el litoral occidental que incluye a La Habana, muchas personas abandonaron sus hogares en las barriadas limítrofes al Malecón en autobuses azules, y algunos vecinos tapiaron sus casas con bloques y cemento a la espera del paso de Irma.

Unos 10.000 residentes del Malecón fueron evacuados, ya que se esperaban olas de nueve metros (30 pies) de alto. En la capital muchos barrios se quedaron sin energía eléctrica.

No se reportaban muertes en Cuba, pero a su paso por el Caribe desde el jueves Irma dejó al menos 22 víctimas fatales.

En Florida, hacia donde se pronostica llegará el ciclón a partir del domingo, había una evacuación masiva para prevenir lo que muchos temen pudiera ser un impacto catastrófico. Los evacuados atascaron las autopistas interestatales de toda Florida y Georgia hasta Atlanta.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que la tormenta perdió velocidad después de rozar la costa norte de Cuba, pero que sus vientos probablemente se fortalecerían a medida que se acerca a la península estadounidense.

Para los expertos, lo más probable es que el ojo de Irma golpee los Cayos de Florida, el suroeste del estado y la región de la bahía de Tampa el domingo. Para el sábado en la noche ya se sentían vientos huracanados en los cayos.

  • Con repotes de EFE y AP.