Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Balenciaga cierra la pasarela de París con geometrías y contrastes de Wang

El modisto Alexander Wang cosió la colección de primavera-verano de Balenciaga con amor por las formas geométricas y el contraste entre texturas rígidas y fluidas en la colección que presentó ayer en la segunda jornada de la Semana de la Moda de París.


Publicidad

El suelo de la sala del desfile adelantó cuáles iban a ser las líneas de esta cuarta presentación del diseñador estadounidense en París: cuando se encendieron las luces, los invitados vieron que bajo la retícula negra enmarcada con cristal se agitaba una humareda blanca.

Esta dualidad entre la dureza y el movimiento libre tuvo su reflejo en unos diseños que aceptaron la unión de gasas plisadas con materiales construidos.

La forma de la cuadrícula se trasladó a las prendas como rejilla o, de forma más sutil, como rectángulo en el frente de un vestido, doble triángulo en un cuello halter o pentágono en la pechera del corpiño.

En la primera fila del desfile, que ha pasado de ser uno de los más madrugadores del calendario a programarse en horario vespertino, estuvieron la mediática pareja estadounidense formada por Kanye West y Kim Kardashian, quienes acudieron con su hija de un año, North.

En una paleta de color dominada por el blanco y el negro, sobresalieron los tonos pastel, como el lila o el salmón.

Wang recibió una vez más los aplausos del público parisino, ante el que se presentó en febrero del año pasado, tres meses después de ser nombrado director artístico de la casa fundada el siglo pasado por el español Cristóbal Balenciaga.

El modisto californiano de raíces taiwanesas es considerado uno de los niños prodigio de la moda, puesto que además de mantener vivo Balenciaga continúa desarrollando su firma homónima, con la que acaba de desfilar en Nueva York.

Esta presentación se celebró en medio de un contencioso entre la casa y quien fue su director artístico durante quince años, el francés Nicolas Ghesquière, que asumió las riendas de Louis Vuitton tras la salida de Marc Jacobs.

Hace apenas un mes las partes decidieron aceptar la propuesta del Tribunal de Gran Instancia de París de acudir a un procedimiento de mediación para resolver el conflicto ligado a la disolución del contrato del modisto.

La firma, propiedad del grupo Kering, considera que Ghesquière incumplió la cláusula por la que se comprometía a no hacer declaraciones que pudieran dañar la imagen de la compañía, por lo que ésta le reclama 7 millones de euros (unos 9,5 millones de dólares) en concepto de daños y perjuicios.

En esta segunda jornada de la Semana de la Moda de París también desfiló Dries Van Noten, que mezcló rayas de colores sin control con un resultado espectacularmente llamativo, alegre y en algunos momentos también “hippy”.

Las modelos caminaron sobre un suelo de “patchwork” vegetal con pantalones de tiro bajo, túnicas y “tops” que dejaron el vientre al descubierto.

Rochas, por su parte, prefirió las gasas monocromáticas que evocaron el Romanticismo tenebroso o los vestidos cándidos, en los que incluyó superposiciones, transparencias y motivos florales.

A lo largo del día se descubrieron también las propuestas estivales de Alexis Mabille, Guy Laroche, Damir Doma, Vionnet o Christophe Lemaire. EFE

Modelos muestran la colección de Balenciaga en la Semana de la Moda de París.

Modelos muestran la colección de Balenciaga en la Semana de la Moda de París.

Modelos muestran la colección de Balenciaga en la Semana de la Moda de París.

Modelos muestran la colección de Balenciaga en la Semana de la Moda de París.

Modelos muestran la colección de Balenciaga en la Semana de la Moda de París.

Modelos muestran la colección de Balenciaga en la Semana de la Moda de París.