Ecuador. viernes 22 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Apple rechaza plan de espionaje británico

Apple. Foto de Archivo, La República.

DUBLIN (AP) — Apple resistirá las intenciones del gobierno británico de obtener mayor acceso a datos privados en internet mediante una nueva ley de espionaje, declaró el miércoles el jefe ejecutivo de la empresa, Tim Cook.


Publicidad

La semana pasada, Gran Bretaña divulgó el borrador de una nueva ley según la cual compañías de telecomunicación deberán “suministrar mayor asistencia a los cuerpos policiales y a las agencias de seguridad en el interés de la seguridad nacional”.

Ello causó inquietud en empresas como Apple, cuyo servicio iMessage ofrece encriptación total de los mensajes, es decir, ni siquiera la empresa misma puede leer lo que se envía a través del app.

Cook dijo a estudiantes en el Trinity College de Dublín que Apple no facilitará una capacidad “secreta” para decodificar los mensajes.

“Vamos a trabajar productivamente con los gobiernos para tratar de convencerlos de que es también en su interés en cuanto a seguridad nacional”, expresó.

Cook dijo que facilitar la decodificación perjudicaría a la seguridad cibernética porque “si se deja una puerta trasera abierta, no sólo será para la gente de bien”.

“Si se deja una puerta trasera abierta, cualquiera puede entrar”, añadió.

La secretaria del Interior británica Theresa May dijo la semana pasada que la nueva ley “no prohibirá la encriptación ni hará nada que pueda perjudicar la seguridad de los datos personales de la gente”.

Pero agrupaciones de libertades civiles y de defensa de la privacidad han expresado alarma ante las nuevas reglas, que incluyen requerir a las empresas de telecomunicaciones mantener los registros de internet de todos los clientes por un año por lo menos. La ley además determina que las empresas tendrán la obligación de ayudar a las autoridades a obtener acceso a los registros de los clientes.

La ley no ha sido aprobada por el Parlamento. (I)