Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Las hemorragias cerebrales en hombres son más profundas que en las mujeres

Esta imagen distribuida por Heather de Rivera y captada con un microscopio fluorescente muetra las proteínas C4, verdes, localizadas en la sinapsis de un cultivo de neuronas humanas. En una investigación publicada el miércoles 27 de enero de 2016, científicos que buscan las raíces biológicas de la esquizofrenia se han centrado en un factor potencial: un proceso cerebral normal que es acelerado. El hallazgo podría algún día guiar a la manera de tratar o incluso prevenir la enfermedad. (Heather de Rivera/McCarroll Lab/Harvard via AP)

Neurólogos del Hospital del Mar de Barcelona (noreste de España) e investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) han descubierto que los hombres padecen las hemorragias cerebrales 6 años antes y que la localización del hematoma es más profundo que en las mujeres.

Publicidad

El estudio, publicado en la revista “Neurology”, se ha realizado sobre 515 pacientes con hemorragias intracerebrales primarias, que es el tipo de ictus más grave, con una mortalidad de casi el 50 % de quienes la sufren.

Un estudio que evidencia diferencias asociadas al género en las hemorragias cerebrales también ha detectado que los hombres padecen con mayor prevalencia que las mujeres otras patologías cardiovasculares, como la obstrucción de grandes arterias (enfermedad arterial periférica), o enfermedades coronarias como la cardiopatía isquémica.

El estudio ha puesto de manifiesto diferencias en la edad de los pacientes que las padecen, en la causa, los factores de riesgo, el manejo clínico, la severidad de las hemorragias y la discapacidad producida según se trate de hombres o de mujeres.

“Las diferencias entre hombres y mujeres son importantes en el riesgo de las enfermedades cardiovasculares. La hemorragia cerebral es más frecuente en hombres y provoca la defunción del 50 % de los afectados a los tres meses del episodio y sólo el 20-25 % de los pacientes sobrevive con una buena capacidad funcional”, explicó el jefe de servicio de Neurología del Hospital del Mar y coordinador del Grupo de Investigación Neurovascular del IMIM, Jaume Roquer.

Según el estudio, la primera diferencia significativa es que las mujeres que sufren una hemorragia cerebral tienen de media 6 años más que los hombres con la misma dolencia (81 años las mujeres y 75 años los hombres).

Los neurólogos también observaron diferencias en la localización del hematoma cerebral. En hombres es más frecuente el hematoma profundo mientras que en mujeres es más común en la zona lobular del cerebro, más superficial.

También se han observado diferencias respecto al consumo de ciertas sustancias que son factores de riesgo conocidos de patologías identificadas como causantes de hemorragias cerebrales.

Los nuevos hallazgos han sido realizados en un total de 515 pacientes (245 mujeres y 270 hombres) tratados en el Hospital del Mar entre mayo de 2005 y abril de 2015, una de las mayores bases de datos existentes de hemorragias cerebrales.

La investigación también ha puesto de manifiesto algunos parámetros para los que no existen diferencias entre hombres y mujeres, como la severidad de las hemorragias, el volumen de los hematomas o la mortalidad después de tres meses.

El origen más común de la enfermedad es la hipertensión arterial para ambos sexos y tampoco es diferente para hombres y mujeres el tiempo transcurrido entre los primeros síntomas y la admisión hospitalaria, ni la terapia y rehabilitación recibidas en el hospital.

A pesar de algunas limitaciones, las conclusiones de los investigadores del Hospital del Mar son que las diferencias entre hombres y mujeres son importantes a la hora de considerar el riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Según Roquer, “avanzar en el conocimiento de este tipo de dolencias permitirá crear herramientas para poder combatirlas mejor y anticipar lo que sucede en el curso de la enfermedad”. EFE (I)

Publicidad