Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Una multitud peregrina al santuario de la Virgen patrona de Argentina

Basílica de Nuestra Señora de Luján, cardenal Mrio Poli FOTO: lavozdelinterior.com.ar

Buenos Aires,  (EFE).- Una multitud participó de la peregrinación que culminó hoy en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, patrona de Argentina, una manifestación de religiosidad que en su cuadragésimo segunda edición fue convocada para orar por la fraternidad entre los argentinos.

Publicidad

Bajo el lema “Madre, danos tu mirada para vivir como hermanos”, la tradicional caminata culminó en la mañana de hoy con una misa en el imponente santuario, presidida por el arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli.

La peregrinación se había iniciado en el mediodía de este sábado cuando miles de personas, en su mayoría jóvenes, partieron desde el santuario de San Cayetano, en Buenos Aires, acompañando la imagen de la Virgen de Luján.

Los peregrinos recorrieron a pie los 60 kilómetros que separan a la capital del país de la ciudad bonaerense de Luján, donde se encuentra la basílica.

En su homilía, Poli hizo referencia al vídeo-mensaje que el Papa Fancisco grabó el pasado viernes para anunciar que no podrá viajar a su país natal el próximo año y para pedir a sus compatriotas que se echen “la patria al hombro”.

“Argentinos, peregrinos, hay que echarse la patria al hombro. Cada uno de nosotros, que amamos nuestra patria, nos echamos la patria al hombro. Y ante la Virgen, que viste los colores de nuestra patria, renovamos el deseo de un encuentro fraterno entre todos los argentinos”, dijo el cardenal argentino.

Poli hizo además referencia a la problemática de la pobreza, luego de que la semana pasada las estadísticas oficiales revelaran que un tercio de los argentinos es pobre.

“Si podemos, ayudemos a los pobres, especialmente con los que pasan a nuestro lado. No seamos indiferentes. Si podemos compartir algo con ellos, hagámoslo. Eso es también echarse la patria al hombro”, afirmó el arzobispo de Buenos Aires.

De la peregrinación participan tradicionalmente grupos católicos juveniles, de parroquias y movimientos eclesiales.

En esta edición, cerca de 6.000 voluntarios asistieron a los peregrinos a lo largo del camino, donde se dispusieron 59 puestos sanitarios y 15 de apoyo para ofrecer a los fieles, en forma gratuita, alimentos y atención médica.

Además, colaboraron la Cruz Roja y la Defensa Civil, mientras las autoridades dispusieron el envío de efectivos de diversas fuerzas de seguridad para custodiar a los peregrinos y ordenar el tránsito.

La primera caminata de jóvenes, organizada en 1975 por un sacerdote, reunió a 30.000 personas y desde entonces la cantidad de participantes se ha incrementado notablemente, hasta superar los dos millones de peregrinos en las últimas ediciones. EFE

nk/pas

Publicidad