Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bachelet resalta identificación científica de zonas con probabilidad de sismo

La presidenta chilena Michelle Bachelet. (Foto AP/Víctor R. Caivano, archivo)

La presidenta Michelle Bachelet, que visitó hoy el buque de investigación científica R/V Marcus G. Langseth, valoró el trabajo de los científicos que vienen a bordo quienes recorren desde fines de octubre las costas de Chile para identificar las zonas de mayor ocurrencia de terremotos y tsunamis.


Publicidad

“Aunque todos sabemos que no es posible determinar el momento, el lugar específico ni la magnitud que tendrán los terremotos, gracias a los datos levantados en esta expedición científica, los expertos podrán analizar los lugares donde puede existir una mayor probabilidad de que ocurra uno”, explicó Bachelet.

Señaló que “esa es la importancia de este mapeo: tener una mayor precisión del peligro sísmico de las fallas y el estudio del acoplamiento entre placas, para saber qué tipo de terremotos y de qué magnitud tienen más probabilidades de ocurrir”.

La presidenta destacó que el trabajo de investigación realizado a bordo de este buque “no ayuda solo a entender los terremotos”.

“Las interacciones entre las placas tectónicas son también las responsables de asuntos como la erosión del continente, los volcanes en la cordillera de los Andes, la generación de yacimientos mineros, el conjunto de otros temas vinculados con el estudio de los océanos y las áreas submarinas”.

Chile, asentado sobre el Cinturón de Fuego del Pacífico, está considerado uno de los países más sísmicos del planeta.

Además, la nación austral es uno de los países más volcánicos del mundo. Sus 2.000 conos albergan 5.000 cráteres, la mayoría situado en la cordillera de los Andes, aunque sólo 91 de ellos están activos y registran un promedio de una erupción cada ocho meses.

El Marcus G. Langseth cuenta con tecnología de punta, instrumentos de última generación, laboratorios de investigación y una tripulación de científicos del más alto nivel en las áreas de sismología, geofísica y oceanografía.

El buque pertenece a la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos (National Science Foundation) y es administrada por el Observatorio Lamont Doherty (LDEO) de la Universidad de Columbia, pionero en estudios de sismología marina.

La presidenta Bachelet precisó que aunque el Marcus Langseth está equipado específicamente para recopilar datos sísmicos, también se desarrollan otras investigaciones.

“El análisis de los sedimentos marinos para observar la historia terrestre y climática disponible, los cambios en las temperaturas oceánicas, las variaciones en las líneas de la costa, el deshielo polar, y el constante cambio de la corteza submarina”, precisó.

Subrayó que “esta la relevancia de la buena investigación, del trabajo colaborativo, de la cooperación internacional, y de la apuesta por vincular cada vez más la ciencia y la tecnología a las necesidades del país y la sociedad. La ciencia, el cuidado de la vida y el desarrollo deben ir de la mano”, aseveró.

Finalmente, la mandataria valoró la colaboración entre equipos científicos de Chile y Estados Unidos, señalando que “juntos avanzamos en un área del conocimiento muy importante para todos nosotros.

Recordó que en la historia de Chile se ha vivido una enorme cantidad de eventos sísmicos y tsunamis “y sabemos muy bien lo que eso representa, pero también el conocimiento que se pueda adquirir aquí va a servir para otras partes del mundo”.

“Es un orgullo que nuestro país, aunque nos gustaría no tener esa condición de laboratorio natural, porque nos gustaría estar exentos de este tipo de eventos, que gracias a una comunidad científica de punta, podamos aportar en esa tarea y a la vez que generamos conocimiento para mejorar nuestra calidad de vida”.

Desde la época de la colonia, Chile ha tenido al menos 80 terremotos, que solo en los últimos 60 años han causado 40.733 muertos. EFE (I)