Ecuador. Lunes 29 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Cómo sería una reunión entre Trump y Kim Jong Un?

Foto de Archivo: La República.

BANGKOK (AP) — En una esquina: el impredecible dictador, el líder de tercera generación cuya nación tiene una reputación de siete décadas de ser errática, de fácil resentimiento y que insiste en que es suficientemente poderosa para poner de cabeza al planeta. En la otra esquina: un presidente estadounidense deslenguado como ningún otro, que apenas superó sus primeros 100 días como líder del mundo libre, propenso a decir cualquier cosa, incluso…. palabras conciliadoras.

El lunes, esas palabras conciliatorias de la boca de Donald Trump incluyeron algunas excepcionales sobre el líder norcoreano Kim Jong Un, quien ha sido durante mucho tiempo objeto de desprecio y recelo estadounidense.

Éstas fueron esas palabras de Trump: “Obviamente él es un tipo listo”.

Y además hubo esto: “Si fuera apropiado reunirme con él”, dijo Trump a Bloomberg News, “definitivamente lo haría, sería un honor hacerlo”.

Wow, dice un mundo asombrado: ¿Y si ocurriera?

En los anales de la historia diplomática, tal conversación caería en la una categoría que ofrece pocas comparaciones posibles.

Están las que nunca ocurrieron: Roosevelt sentado junto a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, George Bush (cualquiera de los dos) frente a Saddam Hussein estando en el poder.

Y están aquellas reuniones que sí ocurrieron: Kennedy reunido con Jruschov en Viena, Nixon llegando a Beijing al inicio del descongelamiento de relaciones entre Estados Unidos y China para dirigirse inmediatamente a una reunión con Mao.

Incluso esas reuniones, sin embargo, ocurrieron antes de muchas cosas que ahora damos por hecho: quizá lo más notable, internet; pero también la televisión y las redes sociales que Trump conoce y utiliza tan fluidamente.

La noción de una reunión entre dos de las figuras más contempladas en este momento en la historia del planeta es una perspectiva asombrosa, y una potencial pesadilla logística si las dos naciones tratan alguna vez de que ocurra.