Moreno denuncia intervención de Correa y Maduro contra la democracia ecuatoriana

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa y el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, llevan a cabo acciones “contra el régimen democrático ecuatoriano y regional”, denunció este viernes en Chile el jefe de Estado de Ecuador, Lenín Moreno, durante la cumbre de mandatarios de Suramérica.

Moreno indicó que estos “intentos desestabilizadores” liderados por Correa y Maduro “involucran el manejo de recursos públicos” venezolanos, según difundió la Presidencia ecuatoriana en un comunicado.

El mandatario ecuatoriano denunció que el Instituto de Pensamiento Político y Económico Eloy Alfaro que Correa fundó al final de su mandato recibió en agosto de 2018 una transferencia del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) por 281.000 dólares que sirvió para pagar a sus integrantes, entre ellos al propio expresidente por una cantidad total 96.200 dólares en cuentas de Bélgica y Ecuador.

“Lo insólito de todo esto es que en un país con hambre, miseria y migración multitudinaria, como Venezuela, se desvíen fondos de un banco del Estado, para alimentar cuentas personales de exfuncionarios que intentan desestabilizar mi Gobierno”, dijo Moreno durante el encuentro de presidentes de América del Sur.

Moreno comentó que esta información la recibió del servicio de inteligencia ecuatoriano, que asimismo le alertó de que “la misma operación la están llevando a cabo en otros países”.

“Tengan cuidado con la injerencia de Nicolás Maduro y de Rafael Correa, en próximas elecciones. Habría dineros oscuros de ellos dos, para favorecer a candidatos del mal llamado “Socialismo del Siglo XXI”. Eso, en mi país, se considera como delito de peculado. No sé cómo se lo llame en Venezuela”, advirtió Moreno.

Moreno dijo estas palabras ante los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; Brasil, Jair Bolsonaro; Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Iván Duque; Paraguay, Mario Abdo Benítez, y Perú, Martín Vizcarra.

Todos ellos mantienen hoy viernes en la sede del Gobierno de Chile, el palacio de La Moneda, el encuentro de presidentes de América del Sur, que dará luz verde al Prosur como un nuevo ente de integración regional.

Por Bolivia y Uruguay acuden sus vicecancilleres, Carmen Almendras y Ariel Bergamino; mientras que Surinam ha acudido el embajador de ese país en Cuba, Edgar Armaketo; y por Guyana su embajador en Chile, George Talbot.

A la cita no fue invitado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pero sí el jefe de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de ese país por más de cincuenta Gobiernos y quien excusó su ausencia en Santiago por motivos de agenda.

El objetivo del encuentro es poner en marcha el Foro para el Progreso y Desarrollo de América Latina (Prosur) como un organismo de integración regional despejado de ideología.

Al tiempo, se pretende que este nuevo organismo sustituya a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), organismo nacido en 2008 con doce Estados miembros de los que ahora sólo quedan Bolivia, Guayana, Surinam, Uruguay y Venezuela. EFE

Paypal