Papa pregunta qué pasa en el Perú que todos los presidentes van presos

El Papa Francisco, en Surco, en Lima, Perú, el 21 de enero de 2019. EFE/EPA/LUCA ZENNARO

Lima, 21 ene (EFE).- El papa Francisco concluyó hoy su viaje a Perú con una misa ante más de un millón de personas en Lima, desde donde denunció las situaciones “de dolor y de injusticia” en las ciudades, y con anterioridad en una charla con los obispos afirmó que la política en muchos países de Latinoamérica está “muy enferma”.

En la explanada, donde bajo un sol abrasador aguardaron durante horas cientos de miles de personas, se celebró la misa más multitudinaria de esta sexta gira latinoamericana en la que recorrió Chile y Perú.

El mensaje más duro del viaje llegó hoy durante la mañana en una charla que mantuvo con los obispos en el arzobispado, en la cual denunció, como ya hizo en su mensaje a las autoridades peruanas, la corrupción en Latinoamérica, y aseguró que la política en muchos países de la región “está muy enferma”.

Citó el caso de la constructora brasileña Odebrecht, en la que han estado implicado gobiernos de varios país de América Latina y aseguró que “es solo una parte chiquita, el quid pro quo que no es la sana negociación política, sino te tapo esto y tú me tapas esto. Hay una crisis por corrupción. Uno llega a una posición y acusa de corrupto al anterior, y los dos tienen algo de razón. “No descuidemos porque si caemos en manos de personas que sólo entienden el lenguaje de la corrupción, estamos fritos”, advirtió. Y reitero: “La política esta enferma, esta muy enferma y hay excepciones, pero en general, está más enferma que sana”.

“También está el fenómeno de los paraísos fiscales, muchos de los cuales están en América Latina, con este capitalismo liberal deshumano, donde se endeuda la gente”, remató.

Y después preguntó a los obispos: “¿Qué le pasa a Perú que cada vez que sale un presidente lo meten preso? Humala está preso, Toledo está preso [en realidad está fugado en EEUU], Fujimori estuvo preso, Alan García está que entra que no entra; y presos con rabia ¿no? El sistema llama la atención”, les dijo a los obispos peruanos, que le habían pedido una reflexión sobre la crisis política que paraliza el país después de que Pedro Pablo Kuczynski se quedara al borde de la destitución por su implicación en el escándalo de Odebrecht y se salvara tras pactar el indulto a Alberto Fujimori.

La visita a Perú se clausuró con una misa en la que el papa Francisco habló de las ciudades, donde existen “las situaciones de dolor e injusticia que a diario se repiten” y que “nos pueden generar la tentación de huir, de escondernos”.

El papa denunció que en la ciudad existen personas que “consiguen los medios adecuados para el desarrollo de la vida personal y familiar”, mientras que “son muchísimos los no ciudadanos”, “los ciudadanos a medias o los sobrantes urbanos”.

De estas personas, “que están al borde de nuestros caminos”, Francisco señaló que van a vivir “a las márgenes de nuestras ciudades sin condiciones necesarias para llevar una vida digna”.

“Duele constatar, agregó, que muchas veces entre estos sobrantes humanos se encuentran rostros de tantos niños y adolescentes”.

Lamentó que las ciudades y nuestros barrios “que podrían ser un espacio de encuentro y solidaridad, de alegría” se “transformen en un espacio de huida y desconfianza”.

Criticó además que sean “un espacio para la indiferencia, que nos transforma en anónimos y sordos ante los demás, nos convierte en seres impersonales de corazón cauterizado y, con esta actitud, lastimamos el alma del pueblo”.

Llamó entonces a que “la degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada con las armas de la paz”.

Al final de la misa, el pontífice se despidió de Perú diciendo que su visita, que comenzó el pasado 18 de enero, “dejará una huella imborrable en su corazón”.

“Agradezco a todos ustedes que han hecho posible que esta visita dejara una huella imborrable en mi corazón”, afirmó.

En primer lugar, mostró su agradecimiento “al presidente Pedro Pablo Kuczynski, a las autoridades civiles, a los miles de voluntarios que con su trabajo silencioso y abnegado como hormiguitas contribuyeron para que todo pudiera concretarse” y a la comisión organizadora.

Instó a los jóvenes peruanos que “que descubran en la sabiduría de sus abuelos, de sus ancianos, el ADN que guió a sus grandes santos”.

“No se desarraiguen”, insistió, y a los abuelos y ancianos les exhortó a “transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo”.

“A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI”, exclamó.

Se despidió pidiendo a los peruanos que “cuidasen la esperanza” y que la mejor manera de cuidar la esperanza “es permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más”. EFE

Paypal