Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Louvre Abu Dabi exhibe sus tesoros en París

PARIS (AP) — Los Emiratos Árabes Unidos tienen la riqueza de un país de primera clase y ahora esperan comprar la cultura de ese nivel con 400 millones de euros (550 millones de dólares).

PARIS (AP) — Los Emiratos Árabes Unidos tienen la riqueza de un país de primera clase y ahora esperan comprar la cultura de ese nivel con 400 millones de euros (550 millones de dólares).


Publicidad

El Louvre de Abu Dabi abrirá sus puertas en diciembre de 2015 en la federación árabe, y los organizadores esperan que ponga al país desértico con hoteles deslumbrantes y la 7ma mayor reserva de petróleo en el mundo en el mapa por sus óleos en lienzo.

Pero el proyecto ha sido visto con reticencia por europeos que señalan que la cultura es más que cumplir una lista de requisitos. En París el Louvre inauguró el martes una muestra previa del arte que el proyecto de Abu Dabi ha adquirido desde el 2009.

El presidente francés Francois Hollande inauguró la exposición titulada “El nacimiento de un museo”, con unas 160 obras que incluyen una Torá yemení del siglo XIX, una Biblia gótica del siglo XIII y piezas del Renacimiento y de arte moderno de artistas como Yves Klein, Rene Magritte y Pablo Picasso.

El presupuesto generoso ha creado una colección tan impresionante como diversa, que abarca temas como la sexualidad y diferentes religiones.

“(Queremos) colocar a Abu Dabi como un sitio para el turismo cultural”, dijo el curador asistente de Abu Dabi, Kaled Abdulkalic Abadulá, en la exposición en París.

Agregó que el Louvre de Abu Dabi será el plato fuerte de un distrito cultural que también incluirá una rama del Guggenheim de Nueva York y un museo nacional.Pero los escépticos en Francia dicen que el país famoso por sus nuevos ricos no puede simplemente “comprar” la cultura.

Una estatua de madera de 1520, "Cristo mostrando sus heridas",

Una estatua de madera de 1520, “Cristo mostrando sus heridas”,

El famoso arquitecto Jean Nouvel, a cargo del museo, desestimó esas críticas con aplomo galo al señalar que los detractores están celosos porque Europa no tiene dinero ahora para emprender proyectos culturales costosos.

“¿Creen que hicimos algo diferente en Europa cuando éramos más poderosos?”, preguntó Nouvel. “Es normal que una potencia económica traduzca su (poder) a través de la adquisición de arte culto”.

El curador de la muestra comparó a Abu Dabi de la actualidad con los Estados Unidos del siglo XX, cuando una economía e industria en ascenso llevó a que los coleccionistas privados estadounidenses fundaran museos para mostrar su riqueza artística.

En ese momento dijimos lo mismo… ¿Pero qué vemos con el tiempo? Que el arte europeo y asiático está en Estados Unidos y participó en la creación de la cultura estadounidense… al crear la identidad del país. Y creo que eso es lo que hay que recordar”, dijo el curador Vincent Pomerade.

Un experto subrayó que las colecciones europeas se crearon de una manera mucho menos positiva.

“Comprar cultura es mucho mejor que hurtarla, y eso fue lo que hicieron la mayoría de las naciones por años”, dijo Julian Radcliffe, del Registro de Arte Desaparecido.

El siguiente paso para este ambicioso y controvertido proyecto será convencer al resto del mundo árabe de que acepte las representaciones abiertas de religión y sexualidad en el museo.

Además de esto los fundadores del Louvre árabe creen que Abu Dabi es una ubicación ideal para un museo universal, pues los Emiratos Árabes son un punto de tránsito mundial con viajeros de negocios y turistas de todas partes del planeta.

“Esta idea de un puerto internacional es la idea del diálogo entre civilizaciones, el encuentro de culturas, el encuentro del arte, era lo que estaba en el corazón del proyecto desde el principio”, agregó Pomerade.

La estatuilla "Princesa de Bactria", de fines de siglo III, comienzos de siglo II a.C.

La estatuilla “Princesa de Bactria”, de fines de siglo III, comienzos de siglo II a.C.