Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mark Lewis estrena en el Louvre tres nuevas películas inspiradas en el Museo

París, 8 oct (EFE).- El Louvre inauguró hoy la exposición “Mark Lewis. Invention au Louvre”, dedicada a este fotógrafo, videoartista y cineasta canadiense célebre por sus instalaciones artísticas, que reúne pintura y fotografía en sus películas, las tres últimas concebidas a partir de las colecciones del museo.


Publicidad

Lewis, representante de su país en la Bienal de Venecia de 2009, se interesa en la historia de las imágenes desde el inicio de su carrera, en los años 90.

Inspirado en los hermanos Lumière, sitúa la exploración óptica en el centro de la experiencia artística e inventa un nuevo espacio temporal, en el que se cruzan los caminos de la mirada y de la memoria, subraya el Louvre.

La exposición reactiva la antigua tradición de la literatura artística del “movimiento imaginado”.

Para ello, Lewis se interesó en particular en obras como “Le Bienheureux Ranieri délivre les pauvres d’une prison de Florence”, de Giovanni Sassetta; “L’Enfant au toton”, de Chardin; o en la galería donde se encuentra la “Venus de Milo”.

Lewis, cuya exposición fue comisariada por Marcella Lista en la llamada Sala de la Maqueta, aspira a demostrar que “el filme se inventó en el ojo del espectador” antes de que surgiese la técnica del cine.

La muestra consiste en la proyección de varios cortos suyos de entre 4 y 8 minutos: “Pyramid”, “Child with a Spinning Top. (Auguste Gabriel Godefroy)”, “The Night Gallery” y el mediometraje de 29 minutos “In Search of the Blessed Ranieri”.

Concluirá el 5 de enero próximo tras haberse completado del 21 al 23 de noviembre en el Auditorium del museo con un ciclo de proyecciones y un encuentro titulado “Images, cinéma, animation”, en el que, además de Lewis, participarán la experta en cine y medios Laura Mulvey y la historiadora del arte Clara Schulmann. EFE