Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Colocarán un mural del pintor ecuatoriano Guayasamín en la sede de la Unasur

Oswaldo Guayasamín. Foto de Archivo, La República/EFE.

La Sala de Presidentes de la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se inaugurará la próxima semana en Quito, tendrá un mural de uno de los artistas ecuatorianos más reconocidos a nivel mundial, el fallecido Oswaldo Guayasamín, declarado pintor de Iberoamérica en 1999.


Publicidad

Así lo aseguró hoy a Efe Diego Guayasamín, sobrino del artista y el arquitecto que diseñó la sede de la Unasur, que se encuentra en la conocida como Ciudad Mitad del Mundo, y que se inaugurará el 5 de diciembre venidero con una reunión de los gobernantes del bloque, integrado por doce naciones.

El mural la “Serie las manos”, pertenece a la obra pictórica “La edad de la ira”, una de las más representativas de Oswaldo Guayasamín, quien nació en Quito el 6 de julio de 1919 y falleció el 10 de marzo de 1999 en un hotel en Baltimore, Estados Unidos, a los 79 años.

La “Serie las manos” está compuesta por 13 cuadros y representa a los polos opuestos de la sociedad; de esta composición surgen las manos insaciables, las del mendigo, del silencio, del miedo, del llanto, de la ira, del terror, del grito, de la ternura, de la oración, de la meditación, de la esperanza, las de la protesta, explicó el arquitecto.

Guayasamín mostraba este mural como conjunto temático, cada cuadro es como un verso a un poema y se expresa de manera integral como una dualidad de justicia e injusticia”, explicó el arquitecto que diseñó la sede de la Unasur.

El mural tiene de largo 10,50 metros por 3,30 de alto y cromaticamente maneja una paleta de colores en tonos azules, grises y grandes texturas, detalló.

“Esta obra es a la vez el telón de fondo de la Sala de Presidentes y aporta de manera significativa con color a esta sala, que maneja una paleta de colores neutra y protocolar”, señaló Diego Guayasamín.

Consideró que “sin lugar a dudas, Guayasamín sigue siendo el referente más importante de la pintura ecuatoriana, de ahí la importancia de su obra en este edificio”.

“Estoy seguro que a través de este mural se complementa y se potencia el diseño arquitectónico y la arquitectura de interiores. El mural, las colecciones de arte suramericanas y el diseño mismo, contribuye a que este edificio sea considerado como una de las edificaciones más importantes construidas en Ecuador en los últimos 50 años”, comentó.

Un mural de Oswaldo Guayasamín, artista que solía decir que tenía 3.000 años contados al sumar las vivencias, tristezas y alegrías de su pueblo indígena, se exhibe también en la Asamblea Nacional de Ecuador.

Desde hace más de treinta años también se exhibe en el aeropuerto madrileño de Barajas un mural que el artista ecuatoriano pintó por encargo de Felipe González, entonces presidente del Gobierno español.

El pintor no pudo ver terminado uno de sus más grandes proyectos, la Capilla del Hombre, una gran construcción de dos plantas con un cono de bronce, inspirada en el “Templo del Sol”, construido por los incas hace 3.000 años.

Se trata de un conjunto de edificaciones donde se busca evocar la historia americana, de México a la Patagonia, y desde la época precolombina, representada fundamentalmente por las culturas maya-quiché, azteca, aymara e inca, hasta la actualidad.

La Capilla del Hombre, por la que Guayasamín trabajó sin sosiego durante sus últimos veinte años, es, según decía, un homenaje a la América precolombina y un llamamiento a derrumbar las fronteras latinoamericanas, a fortalecer los lazos de amistad entre los pueblos.

Ahora la obra de Guayasamín también se exhibirá en la sede de la Unasur, a 14 kilómetros al norte de Quito, en una edificación llena de simbolismos que tiene el “mayor volado en Suramérica con 55 metros sin apoyos, como modelo de tecnología, empuje y creatividad”, según el arquitecto. EFE