Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Salman Rushdie juega con el mundo de la magia en su nueva novela

Escritor Salman Rushdie. Foto de nyulocal.com

Nueva York, (EFE).- Salman Rushdie ha querido plasmar en su nueva novela la pasión que siente por la ciencia ficción y el mundo mágico, con un relato que incluye los amores del filósofo Averroes, según dice en una entrevista publicada hoy por The New York Times.


Publicidad

La obra, “Dos años, ocho meses y veintiocho noches”, se recrea al comienzo en ese filósofo y médico andalusí, a quien el padre del autor admiraba, en una trama que a lo largo de la novela desarrolla en escenarios de España y Nueva York, donde vive el escritor.

“Cuando era niño era adicto a la ciencia ficción. Fue uno de mis primeros intereses como escritor y sólo me he tomado un largo periodo volver a ello. Además, fue una reacción a escribir mis memorias”, dijo el escritor en la entrevista con el Times.

Parte el relato en la España del siglo XII, con Averroes enamorándose sin darse cuenta de una bella mujer, Dunia, que es un genio, y luego lo traslada a Nueva York, a un futuro cercano, donde sus descendientes descubren que tienen poderes especiales.

El autor de obras como “Los Versos satánicos” e “Hijos de la medianoche” sostiene en la entrevista que, después de haber dedicado dos o tres años a su autobiografía, al final “estaba enfermo de tanta verdad”.

En su nueva novela, Rushdie también aborda el debate entre la verdad y la fe, pero también hay presencia de la mitología y el politeísmo, pese a ser un ateo.

“Las ideas son interesantes para mi y las religiones son el lugar donde las ideas han estado sutilmente representadas por miles de años. Toda la literatura comienza como sagrada escritura”, dice el escritor en la entrevista.

Con esta novela también rinde tributo al mito la Scheherazade de “Las mil y una noches”, de la que dijo es “una de las figuras inmortales de la literatura”.

“¡Cómo no enamorarse de alguien que civilizó gente salvaje contándoles historias!”, afirmó. EFE

(I)