Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tahití sorprende al mundo por su caballerosidad después de perder 10-0

La selección de Tahití rindió ayer homenaje a la de España, después que esta la goleó 10-0, en un acto de caballerosidad deportiva que provocó admiración, empezando por los españoles. Fernando Torres, autor de cuatro goles en el 10-0 sobre Tahití, expresó ayer al medio español Telecinco su respeto por los rivales vencidos.


Publicidad

“Muchas veces tenemos la experiencia de que equipos de nivel inferior intentan entorpecer el juego, ser agresivos. Y Tahití es un claro ejemplo de querer jugar al fútbol. Ellos no dan patadas, tratan de jugar aunque saben sus carencias, están disfrutando. Es normal que la gente esté con ellos. Yo soy fan de Tahití ahora”, añadió el atacante del Chelsea.

Tahití que esta semana también sorprendió cuando al ser vencida esta misma semana por Nigeria con un marcador 6-1, festejó el gol del honor como si hubiera clasificado a la final del torneo.El equipo de la Polinesia Francesa no registra participaciones mundialistas, ni apariciones en otras ediciones de la Confederaciones y está integrado casi únicamente por amateurs.

Logró la hazaña de clasificar a la Copa Federaciones bajo el mando de un joven entrenador nativo, Eddy Etaeta, de 43 años, que armó un equipo en base a jugadores aficionados que al mismo tiempo son estudiantes o trabajadores. Solo cuenta con un profesional.

Ocho de los jugadores son desempleados, empezando por el capitán, Nicolás Vallar. El compañero de la zaga central de Vallar, es escaladorTeheivarii Ludivion trepa para arreglar montes, montículos y terrenos peligrosos.

El lateral Jonathan Tehau, autor del gol histórico ante Nigeria, es repartidor de Coca-Cola en una parte de la isla. En el equipo está con sus hermanos y su primo, del mismo apellido: Alvin (mediocampista), Teaonui (atacante) y Lorenzo (mediocampista).

Ellos conforman una liga a la que no recurre más de 100 espectadores por partido. Un torneo que cuenta con solo 11 equipos. El único profesional de los citados es Marama Vahirua, delantero del Panthrakikos de Grecia.

Los Toi Aito (guerreros de hierro), como se los conoce, se enfrentaron ayer a España, el campeón del Mundo. Sin contratos millonarios, ni los lujos de las grandes ligas, perdieron 10-0. Y lo celebraron como una victoria.

* Con información de Infobae.