Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Racing, campeón del fútbol argentino

Foto de archivo. Diego Milito, de Racing, es alzado en hombros durante el festejo por la conquista del título de liga en Argentina, el domingo 14 de diciembre de 2014, en un encuentro ante Godoy Cruz (AP Foto/Víctor R. Caivano).

BUENOS AIRES, Argentina (AP) — Luego de un largo y sufrido período de sequía, Racing se consagró campeón del fútbol argentino tras vencer el domingo 1-0 a Godoy Cruz ante una verdadera multitud en el Cilindro de Avellaneda.


Publicidad

A los 48 minutos, Ricardo Centurión se vistió de héroe, marcando el único tanto tras cruzar de cabeza un centro perfecto de Gustavo Bou desde el sector derecho. El gol le aseguró al mediocampista un lugar en la historia de uno de los equipos más importantes del fútbol sudamericano.

La Academia” llegó a su octavo título nacional, el segundo en los últimos 50 años. La última vuelta olímpica había sido en el Apertura 2001, bajo el mando técnico de Reinaldo Carlos Merlo. El resto de las estrellas fueron en 1949, 1950, 1951, 1958, 1961 y 1966.

Racing terminó con 41 puntos, dos unidades de ventaja sobre River Plate, que venció 1-0 a Quilmes. El conjunto de Marcelo Gallardo, que el miércoles se consagró campeón de la Copa Sudamericana tras vencer 2-0 a Atlético Nacional de Colombia, cumplió con la obligación de conseguir la victoria, pero no le alcanzó.

A los 79 minutos, Carlos Sánchez estableció el tanto del triunfo del “Millonario”, con un bombazo de izquierda. El encuentro fue suspendido antes del pitazo final, debido a una invasión de hinchas de Quilmes al campo de juego.

El gran símbolo del Racing campeón es, sin dudas, Diego Milito. A los 35 años, el ex delantero de Inter de Italia regresó al club de sus amores, en el que había dado aquella vuelta olímpica en 2001.

El “Príncipe” no sólo tuvo un rendimiento alto, en un torneo en el que marcó seis goles, sino que trajo al equipo un aire ganador. Más allá de sus intactas condiciones técnicas, fue clave para mitigar la presión sobre el resto de sus compañeros y llevar tranquilidad en los momentos difíciles.

“No lo puedo creer. Es la coronación de un sueño. La verdad, hay que sacarse el sombrero por este grupo. Amo a este club, juego desde los nueve años acá y para mí es como tocar el cielo con las manos”, dijo Milito tras el partido.

“¡Milito es de Racing, de Racing de verdad!”, deliró el público mientras los jugadores celebraban ante un campo de juego desbordado.

Diego Cocca tuvo paciencia y lucidez para dar vuelta una historia que parecía muy complicada de levantar. En la quinta fecha, Racing sufrió un duro golpe tras perder 2-1 ante el acérrimo rival Independiente. Luego de ese encuentro, los hinchas de “La Academia” lo insultaron y hasta pidieron su renuncia. Pero el entrenador fue el artífice de una segunda mitad del torneo prácticamente perfecta, en la que consiguió seis victorias consecutivas y no recibió goles.

“Nos costó mucho, estoy contento. Hicimos historia. En los momentos difíciles la pasamos mal”, dijo Cocca, antes de declarar con una mala palabra que sus pupilos mostraron las agallas para salir adelante.

Aunque no lució y probablemente no quede como uno de los campeones más vistosos del fútbol argentino, Racing demostró ser un equipo efectivo, inteligente y ganador. “La Academia” logró trece victorias, empató dos encuentros y perdió cuatro. Además, hizo 30 goles y le convirtieron sólo 16.

River Plate sigue siendo el máximo ganador del fútbol argentino, con 35 títulos, seguido por Boca Juniors, con 24, Independiente, con 14, y San Lorenzo, con 12.

La columna vertebral de Racing es la explicación de este equipo campeón.

En el arco, Sebastián Saja fue clave en las situaciones en las que el equipo no respondía. En la defensa, Luciano Lollo fue una verdadera muralla que sacó todo y sólo brindó seguridad. Ezequiel Videla se convirtió en ídolo en muy poco tiempo. Desde el mediocampo, fue un símbolo de sacrificio pero también de inteligencia. En el ataque, Milito impuso jerarquía al igual que Gustavo Bou, el goleador del equipo, con diez tantos.

Con la histórica obtención, Racing buscará mantener el plantel y apuntará en el 2015 a la Copa Libertadores.