Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mercosur tras gran zona económica regional

Cumbre del Mercosur el 29 de julio de 2014 en Caracas, Venezuela.

Los presidentes de los países integrantes del Mercosur acordaron una aceleración de los cambios económicos y respaldaron la creación de una gran zona económica regional, anunció el martes el presidente venezolano Nicolás Maduro en la inauguración en esta capital de una reunión cumbre del bloque sudamericano.


Publicidad

Maduro anunció que en el marco de la 46a cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) se aprobaron los documentos para acelerar los pasos y lograr que en el segundo semestre de este año entre en funciones el Banco del Sur, para luego iniciar un acercamiento al proceso de creación de la entidad financiera que constituirá el grupo de países emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

Maduro dijo, durante un discurso que ofreció en la apertura del evento en la sede de la Cancillería, que se acordó “la aceleración de los cambios económicos”, y agradeció el respaldo a la propuesta de Venezuela de impulsar la creación de una gran zona económica integrada entre Mercosur, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y el programa de cooperación de Petrocaribe.

El gobernante ratificó su “solidaridad hermana y militante” con Argentina ante lo consideró como la “lucha” que está librando contra los acreedores a los que llama fondos buitre, y dijo que lo que está planteado en este caso “no es un daño a Argentina, sino a todos nuestros países del Sur”.

Asimismo, Maduro anunció la aprobación de un comunicado del Mercosur para expresar el rechazo a los ataques contra la población palestina por parte de Israel y exigir el cese al fuego.

La presidenta argentina, Cristina Fernández; la brasileña, Dilma Rousseff; el paraguayo, Horacio Cartes; el uruguayo, Jose Mujica, y el venezolano, Nicolás Maduro, participan en la reunión, junto al presidente boliviano, Evo Morales, cuyo país se encuentra en trámite de adhesión al Mercosur como miembro pleno.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó de que antes del inicio de la sesión se realizó una reunión de los estados miembros y Bolivia que duró alrededor de dos horas.

La definición de los mecanismo para promover la “constitución de espacios económicos complementarios” entre el Mercosur y el Caribe se espera que sea la resolución más importante que acordarán los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; de Brasil, Dilma Rousseff; de Argentina, Cristina Fernández; de Uruguay, José Mujica; y de Paraguay, Horacio Cartes, adelantó el lunes el canciller venezolano, Elías Jaua, a la salida de una reunión con sus colegas de la región. En esta cumbre también está participando el mandatario boliviano, Evo Morales. Bolivia es miembro asociado al bloque al igual que Chile, Colombia, Perú y Ecuador.

Jaua dijo a la estatal Agencia Venezolana de Noticias que en la agenda de este martes se espera que los presidentes aceleren los procesos para la adhesión de Bolivia al Mercosur como estado miembro y debatir sobre los avances del tratado de comercio con la Unión Europea.

La cumbre del Mercosur se da en medio de un tenso contexto para algunos de sus miembros como Argentina que está en medio de unas negociaciones con unos bonistas litigantes, que exigen cobrar 1.500 millones de dólares, y para evitar así caer posiblemente el 30 de julio en default.

Para Venezuela el escenario no es muy favorable debido a la crisis económica que enfrenta caracterizada por una desbordada inflación, severas dificultades de desabastecimiento de bienes básicos, y el retraso del gobierno en la entrega de divisas que está afectado la producción de las principales industrias del país.

Maduro, quien viene de enfrentar fuertes tensiones por las protestas callejeras en Caracas y otras ciudades entre febrero y mayo, entregó durante la cumbre la presidencia pro témpore del Mercosur a Fernández.

Esta reunión marcó el regreso de Paraguay al bloque luego que fuera suspendido en junio del 2012 tras la destitución por parte del Senado paraguayo del entonces presidente Fernando Lugo. La suspensión fue levantada tras la asunción al poder de Cartes en agosto del 2013.

La Cumbre tiene lugar más de seis meses después de la fecha en que estaba prevista, debido a la enfermedad de Cristina Fernández en diciembre y a las protestas que afrontó el Gobierno de Maduro durante la primera parte del año.