Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Caída del crudo pone a tambalear a las petroleras de EEUU

Eagle Ford; el yacimiento de crudo shale más grande del mundo, en EEUU.

NUEVA YORK (AP) — La OPEP y los bajos precios mundiales pusieron contra las cuerdas a las empresas petrolíferas de Dakota del Norte y Texas que impulsaron uno de los booms más grandes en la historia de la industria de los hidrocarburos.


Publicidad

Ahora, las firmas estadounidenses contraatacan.

Las empresas están apostando a nuevas tecnologías y técnicas para extraer más petróleo de cada pozo que cavan y reduciendo costos a paso acelerado en un esfuerzo por mantenerse competitivas ante el petróleo barato que fluye del Medio Oriente, Rusia y otras regiones.

“Todos están siendo más imaginativos, necesitan serlo”, expresó Hans-Christian Freitag, vicepresidente de tecnología de la firma de servicios de perforación Baker Hughes.

Impulsados por los crecientes precios mundiales del petróleo, las firmas estadounidenses aprendieron a extraer crudo “shale”, de esquistos bituminosos, a mediados de la década pasada y generaron un sorpresivo boom que hizo de Estados Unidos el principal productor de gas y petróleo del mundo. El aumento registrado en la producción diaria a partir del 2008, casi 4,5 millones de barriles diarios, es mayor que lo que produce cualquier país de la OPEP, excluida Arabia Saudita.

Entre tanta ganancia, los costos no fueron una inquietud. Extraer de pizarra de roca es costoso, porque hay que perforar la piedra con agua a alta presión y sustancias químicas. Sueldos, materiales, equipos y servicios subieron de precio. En su afán por extraer el petróleo rápidamente, las firmas no aprovecharon necesariamente las mejores tecnologías para cada pozo.

Y cuando los precios del petróleo se vinieron abajo, de 100 a 50 dólares el barril, las ganancias dieron paso a pérdidas. Las naciones de la OPEP aumentaron las presiones al mantener su producción alta, diciendo que no quieren perder clientes en Estados Unidos. Incluso con los precios bajos, los países de la OPEP pueden generar dividendos porque la producción de crudo les cuesta 10 dólares menos por barril que en Estados Unidos.

Ahora tanto las empresas perforadoras como las de servicios están despidiendo a miles de trabajadores, las firmas pequeñas están tratando de ser adquiridas por empresas más estables y cunde el temor de que muchas compañías queden en mora. La OPEP dijo en un informe reciente que espera que la producción de Estados Unidos empiece a ceder más adelante este año, lo que también fue pronosticado por el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Para poder competir, las empresas tienen que encontrar formas de extraer más petróleo de cada pozo, reduciendo los costos por barril. Los expertos calculan que las perforaciones tipo “shale” extraen solo entre el 5% y el 8% del petróleo que hay en un lugar.

“Dejamos grandes cantidades de hidrocarburos, lo que es inaceptable”, expresó Freitag. “Hay que buscar otro enfoque”.

Los ingenieros han adaptado la tecnología de sensores y los modelos matemáticos, usados inicialmente para las excavaciones en el mar, a grandes profundidades, para ver mejor lo que hay en las rocas. A medida que perforan, usan tecnología de resonancia para encontrar fisuras naturales en la roca por donde pueda resultar más fácil perforar y abrir canales para el petróleo y el gas.

A medida que penetran la roca, pueden buscar nuevas fisuras y determinar qué tan cerca pueden iniciar otra perforación, sin afectar la producción de la primera. EOG Resources, pionera en la perforación shale, redujo el espacio entre pozos de 314 metros (1.030 pies) en el 2012 a 170 (560).

Las empresas perforadoras descubrieron que pueden reanudar la fracturación hidráulica, o fracking, de pozos explotados hace pocos años o inyectar fluidos seleccionados a la medida para volver a extraer petróleo. Se puede alcanzar los niveles de extracción originales sin necesidad de perforar un nuevo pozo.

Las empresas también se mueven mucho más rápido ahora.

Exxon dice que redujo en un tercio el tiempo que toma perforar un pozo en la formación de Bakken, en Dakota del Norte. También redujo a la mitad el costo de la fracturación y la preparación del pozo para la producción.

Las firmas se ahorrarán dinero en los próximos meses porque las compañías de servicios, las plataformas y otros proveedores reducirán sus precios. Las compañías petrolíferas les han estado diciendo a los inversionistas en las últimas semanas que esperan que los costos bajen entre un 10% y un 40%, dependiendo del lugar y el tipo de servicio.

Los perforadores, por otro lado, se están concentrando en las partes de las formaciones que saben son las más prolíficas y reduciendo las perforaciones donde no hay tantas seguridades de que haya petróleo.

Las empresas de Estados Unidos jamás podrán reducir costos al nivel de los de los países de la OPEP. Pero la industria puede sobrevivir, en incluso generar ganancias, si las firmas se adaptan rápidamente a las nuevas condiciones.

“Hay una parte importante que es competitiva a nivel mundial”, dijo el director ejecutivo de Exxon Mobil Rex Tillerson en una conferencia anual de inversionistas este mes.

___

Por JONATHAN FAHEY, Associated Press. Jonathan Fahey está en Twitter como http://twitter.com/JonathanFahey .