Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Organizadores de Grammy luchan por honrar a Houston

LOS ANGELES (AP) — Los Grammy se pusieron en marcha el domingo mientras la Academia de la Grabación lidió con la tarea de rendir homenaje a una de sus grandes estrellas caídas, Whitney Houston, al tiempo que agasajaba lo mejor de la música, desde lo irreverente hasta lo conmovedor.


Publicidad

Fue un equilibrio delicado. El espectáculo arrancó con Bruce Springsteen, con toda una sección de cuerdas, interpretando su nueva canción “We Take Care of Our Own”, un tema enternecedor que hace referencia a los problemas de la nación.

Pero poco después, un sombrío LL Cool J, el anfitrión de la velada, apareció vestido de negro y le dijo al público: “No hay cómo darle la vuelta a esto. Hemos sufrido una muerte en nuestra familia”. Entonces guió a los presentes en una oración para “nuestra hermana caída, Whitney Houston”.

Adele

“Padre Nuestro, te agradecemos por compartir a nuestra hermana Whitney con nosotros”, dijo, mientras celebridades como Lady Gaga y Miranda Lambert inclinaban sus cabezas en oración. “Aunque ha partido demasiado pronto, permanecemos verdaderamente bendecidos de haber sido tocados por su hermoso espíritu”.

De inmediato presentó un clip de una radiante Houston cantando una de sus canciones más conocidas, “I Will Always Love You”. LL Cool dijo después, haciendo alusión al título del tema: “Whitney, nosotros siempre te amaremos”.

En su interpretación de “Runaway Baby”, Bruno Mars también mencionó el deceso: “Esta noche estamos celebrando. Esta noche estamos celebrando a la hermosa señorita Whitney Houston”.

Houston falleció en la víspera del Grammy en el hotel Beverly Hilton, donde se preparaba para asistir a una fiesta del Grammy por la noche. Previo a la muerte de una de las figuras más importantes de la música pop, los rumores del Grammy se enfocaron en si Adele sería la reina de la noche.

Los Foo Fighters y Kanye West estuvieron entre los primeros ganadores, cada uno con cuatro estatuillas, y Adele obtuvo el primer premio de la ceremonia televisada y su tercero de la noche: mejor interpretación pop solista por “Someone Like You”.

Adele dio un breve discurso en el que hizo mención al problema en sus cuerdas vocales que la obligó a cancelar su gira y mantenerse alejada de los escenarios el año pasado, pese al gran éxito de su disco.

“No puedo creer que ya esté tan sensible”, dijo. “Y como es a la interpretación vocal, necesito agradecerle a mis doctores, supongo, que me devolvieron la voz”.

 Adele ganó el Grammy a la canción del año por “Rolling In the Deep”. El cuarto premio de la noche para la cantante británica. El tema fue un No. 1 para Adele, que también tuvo el álbum mejor vendido del año, “21”. 

Los organizadores del Grammy hicieron lo mejor que pudieron por mantener un tono que equilibrara todas las emociones de la noche: los Foo Fighters cantaron en una carpa afuera del Staples Center, donde los premios se entregaban, y momentos antes Alicia Keys y Bonnie Raitt rindieron homenaje a Etta James, la leyenda que murió el mes pasado.

El espectáculo marcó la primera ocasión que Rihanna y Chris Brown aparecieron en la misma ceremonia desde que él la atacó hace tres años — también en la víspera de los Grammy — llevando a ambos a retirarse del show y a Brown a recibir una condena por agresión. El suceso casi destroza su carrera, pero en el 2011 el cantante volvió con fuerza y fue recompensado con varias nominaciones, además de la oportunidad de actuar el domingo.

Rihanna también estaba nominada, a álbum del año. Competía con Adele (“21”), Mars (“Doo-Woops & Hooligans”), los Foo Fighters (“Wasting Light”) y Lady Gaga (“Born This Way”)

Este año se recortaron decenas de categorías, de 109 a 78.

________

Sitio web imágenes: AP; terra.com.co; twitteada por @MissBridge