Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sam Smith gana mejor artista nuevo en los Grammy

Miembros de la banda Disclosure y el cantante británico Sam Smith llegan a la entrega anual de los Premio Grammy en el Staples Center en Los Angeles, California, el 8 de febrero de 2015. EFE/EPA/MICHAEL NELSON

LOS ANGELES (AP) — Sam Smith, cuyas canciones han hecho llorar a sus fans, tuvo que contener las lágrimas este domingo al ganar el Grammy al mejor artista nuevo, y poco después se llevó también el de mejor álbum pop vocal por “In the Lonely Hour”.


Publicidad

“Ay Dios mío. Tengo que tratar de decir algo sin llorar”, expresó el cantante en el escenario, ataviado en un traje vino tinto.

Smith está nominado a cinco honores que incluyen álbum, canción y grabación del año.

AC/DC inauguró la ceremonia de premios con una interpretación de su más reciente sencillo, “Rock or Bust”, al que siguió su clásico “Highway to Hell”. El grupo recibió efusivos aplausos de Pharrell, Lady Gaga y Katy Perry, quienes lucieron cuernitos de diablo.

En una gala previa no televisada, Rosanne Cash ganó tres estatuillas, mientras que Beyonce, Pharrell, Eminem y Kendrick Lamar conquistaron dos cada cual.

“(Ronald) Reagan era president la última vez que gané un Grammy”, dijo Cash, quien se alzó con el gramófono a la mejor interpretación, canción y álbum de raíces estadounidenses. “Yo sólo me presenté a trabajar por 25 años y esto es lo que pasó”.

Lamar, quien perdió en siete categorías el año pasado, consiguió la redención al ganar los premios a la mejor interpretación de rap y a la mejor canción de rap por “I”.

Beyonce ganó los premios a la mejor canción de R&B por “Drunk In Love” y mejor álbum con sonido surround por “Beyonce”. El disco perdió en la categoría de mejor álbum urbano contemporáneo ante “G I R L” de Pharrell, quien se llevó además el honor al mejor video por “Happy”.

Eminem obtuvo el premio al mejor álbum de rap, derrotando a Common e Iggy Azalea. También ganó mejor colaboración de rap/canto por “The Monster” con Rihanna. Chick Corea y la banda sonora de “Frozen” se llevaron igualmente dos premios cada uno.

Beyonce, Pharrell y Smith encabezaban la lista de nominados a los Grammy con seis candidaturas cada uno.

“Yo simplemente estoy feliz de que la gente sepa quién soy”, dijo Smith en la alfombra roja. “El año pasado, nadie sabía quién era”.

La fallecida Joan Rivers ganó el premio al mejor álbum hablado por “Diary of a Mad Diva” y su hija, Melissa Rivers, lo aceptó en su memoria.

“Si mi madre estuviera aquí esta noche, no sólo estaría honrada sino contentísima de recibir su primer Grammy. Muy probablemente mandaría hacer copias y estaría antes de las 11 en el aire en (el canal de ventas) QVC”, dijo Melissa Rivers haciendo reír a los presentes.

La ceremonia central, que se transmitía en vivo desde el Staples Center en Los Angeles, incluiría actuaciones de Katy Perry, Pharrell, Sia, John Mayer, Mary J. Blige y Beyonce, quien está nominada al álbum del año por el arrollador lanzamiento de su disco homónimo.

La estrella causó revuelo, marcó records y alcanzó nuevas alturas. “Beyoncé” no sólo marcó un momento en la cultura pop; es parte de la historia de la música.

Ahora la artista femenina que más nominaciones al Grammy ha recibido podría seguir haciendo historia el domingo, cuando “Beyoncé” se mide por el gramófono al álbum del año.

“Nunca ha ganado álbum del año. No sé cómo es posible. ¿Qué está pasando en este mundo que Beyoncé no ha ganado álbum del año?”, preguntó Ryan Tedder, un productor de “Beyoncé”. “No entiendo, pero espero que este sea su año”.

Aunque tiene grandes posibilidades, también tiene grandes contrincantes, como Sam Smith, Pharrell, Ed Sheeran, cuyo álbum “X” fue el más escuchado en Spotify el año pasado, y Beck, postulado por “Morning Phase”.

“He perdido muchas, muchas veces, así que estoy muy acostumbrado a perder”, dijo Beck en una entrevista. “Pero definitivamente soy de los que creen que una nominación es suficientemente buena; el sólo hecho de estar ahí, de ser parte de eso”.