Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

José Luis Perales cumple los 70 con miedo al fracaso

Recién cumplidos los 70 años y tras cuatro décadas cantando y componiendo archiconocidos éxitos, José Luis Perales ansía crear una canción para Charles Aznavour y conocer a Sophía Loren, pero sigue sin superar el miedo al fracaso y el exceso de respeto a un público que cree lo ve como “el vecino del cuarto”.


Publicidad

“Siempre ha merecido la pena dejarme la piel en el camino. Siempre ha sido por un buen motivo y siempre conseguí lo que quería a través del trabajo y nada más”, confiesa el artista español en una entrevista con Efe poco antes de ofrecer en Montevideo el primero de dos conciertos enmarcados en una gira por el Cono Sur americano.

Y es que la relación con América Latina del artífice de populares himnos como “Y cómo es él” y “Un velero llamado libertad”, es íntima en cada una de sus giras desde el comienzo de su trayectoria como cantante, en 1973.

“El primer país que visité fue Argentina para recoger el primer disco de oro de mi historia por “Celos de mi guitarra” -su debut-“, recuerda el músico, que en más de 40 años de carrera ha escrito medio millar de canciones y ha vendido más de 50 millones de copias de sus discos.

Por aquel entonces, “un chico de oficina, normal, y sin más aspiraciones que hacer canciones para alguien”, se topó con un Buenos Aires repleto de carteles que le daban la bienvenida al continente americano.

“Es una gente súper generosa. Me han tratado tan bien que me siento casi de aquí”, sentencia.

Perales (Castejón -Cuenca-, 1945) nunca se planteó ser cantante cuando, empleado como delineante en una empresa de Madrid mientras desarrollaba su faceta de compositor musical, conoció al principal productor discográfico de la época, Rafael Trabucchelli, quien le animó a desterrar los miedos y enfrentarse al público.

“Canto esta tarde y estoy temblando ya. Lo digo de verdad. Yo creo que son miedos pero sobre todo es exceso de respeto, que nunca es excesivo, al público, que te idealiza tanto. Temes fracasar y no cubrir sus expectativas”, reconoce el compositor de algunos de los grandes éxitos de Rocío Jurado, Mocedades, Julio Iglesias, José Feliciano o Raphael.

La letra de “Por qué te vas” en la voz de Jeanette, fue en 1974 su primer gran hito como letrista y hasta el momento es la canción más versionada y rentable de su carrera.

El “gran culpable” fue el realizador Carlos Saura, quien la incluyó en su film “Cría cuervos”.

“Esa película dio la vuelta al mundo y en cada país donde se estrenaba, el disco era número uno”, recuerda Perales, que a día de hoy continúa autorizando “cada dos, tres o cuatro meses” la grabación de una versión diferente, la última en alemán.

“Cuando la escribí era como un entretenimiento en una tarde de lluvia en Castejón, sin esperar nada de ella, solo que la grabara Jeanette”, añade.

Tampoco imaginó lo que ocurrió con “Y cómo es él”, que ya en su voz, e inspirado en la separación de Julio Iglesias e Isabel Preysler, fue un “boom” en América antes que en España.

Como también marcó su carrera el componer en 1985 “Marinero de Luces”, el disco con el que Isabel Pantoja reapareció en el mercado discográfico tras la muerte de su marido, el torero Paquirri, y por el que recibió cinco discos platino en España.

“Fue algo muy importante para ella y también para mí como autor, porque era difícil agarrar al toro por los cuernos y hacer que no fuera tópico ni obvio o blandengue, todas esas cosas que a veces me dicen”, confiesa el artista.

Perales asume que sus logros siempre han llegado a través del trabajo “y nada más”, aún con las dificultades con las que un artista puede toparse por el camino.

“He sido muy valiente, sin dar concesión. Y estoy encantado de haberlo hecho así”, matiza.

Con la idea de que su mejor canción todavía está por llegar, su preferida de las ya existentes es “Canción a Manuela”, dedicada a su nieta, por delante de otras como la popular “Un velero llamado libertad”.

“Se ha puesto muy pesadito el velero, sobre todo en los karaokes. Pero en fin, a mí me sigue gustando, y a la gente también”, dice entre risas.

Si bien siempre duda de si va a salir “algo más o no”, considera que “de pronto sale una canción tan inspiradísima como las que hacía cuando tenía 20 años”, algo que le da” una emoción tremenda”. Es la pura vocación”, dice.

En 2012 salió al mercado “Calle Soledad”, su último disco hasta el momento, y ya tiene compuesto el próximo, que grabará próximamente con su hijo Pablo como productor y con el que espera seguir encontrándose con su público fiel.

“Creo que me consideran alguien bastante normal, de la calle. Un artista muy íntegro. Canto los problemas más normales de la gente“, agrega Perales, convencido de que esa cercanía provoca que la gente le considere “como el vecino cuarto”.

Tanto que hace unos días, en un concierto en Chile, 40.000 personas le dejaron “alucinando en colores” al cantarle el cumpleaños feliz en su recién estrena séptima década.

Sin embargo, sin ánimo de jubilarse, todavía tiene dos espinas clavadas.

Una es que el cantante francés Charles Aznavour interprete una de sus canciones y la otra tener un “bis a bis” con la italiana Sophía Loren, algo que no descarta, “porque ella está de muy buen ver todavía, a pesar de la edad”, concluye entre carcajadas. EFE