Ecuador. Lunes 27 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El papa Francisco cumple 79 años

Desde Argentina -de donde es oriundo el pontífice- esta mañana lo llamó el actual presidente Mauricio Macri, según reseña el diario local Clarín. Poco después, Macri se reunió en la Casa Rosada con la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina.

Publicidad

En tanto, La Nación cuenta que el diálogo fue breve pero muy cordial. “La charla rompe así el distanciamiento que había entre el papa y el primer mandatario, ya que el Santo Padre no se había comunicado con el presidente para su asunción. Macri felicitó a Francisco por su cumpleanos 79 y quedaron en mantener el contacto”, destaca el matutino.

Como es su costumbre diaria, hoy el papa ofició una misa en la capilla de Santa Marta y se prevé que continúe con normalidad sus labores para el resto del día. El Vaticano no ha programado ningún acto oficial.

Entre críticas y elogios

Pese a ser enormemente popular entre la mayoría de los cristianos, el papa Francisco es cada vez más criticado por sus oponentes conservadores dentro de la iglesia.

Esos críticos, molestos por lo que consideran la agenda radical del pontífice, apuntan ahora al recién concluido sínodo sobre la familia, donde el divisivo tema de la comunión para los que se vuelven a casar por la vía civil tomó el centro de los debates. Los críticos han expresado además su alarma por el llamado de Francisco a descentralizar la iglesia y hacer menos arduo el proceso de anulación matrimonial del Vaticano. Les molesta su activismo ambiental, se preguntan que espera a la ortodoxia católica en este Año Santo de la Misericordia y fustigaron como sacrilegio la reciente proyección de imágenes de la naturaleza en la Basílica de San Pedro.

En una entrevista el fin de semana con el periódico italiano La Stampa, Francesca Chaouqui, la mujer en el centro del escándalo de filtración de documentos que sacude el Vaticano, dijo que las reformas internas y nominaciones han envalentonado a sus enemigos, muchos de los cuales estaban en el Vaticano cuando Francisco era el arzobispo de Buenos Aires y tenía relaciones difíciles con la Santa Sede.

Algunos de esos cardenales y obispos se están resistiendo abiertamente a sus reformas mientras que otros dentro y fuera del Vaticano están simplemente esperando el fin de su pontificado, con el argumento de que los papes vienen y van, pero la Curia permanece.

“El papa Francisco no tiene la confianza de muchos conservadores católicos y el número de quienes no confían en él ha crecido enormemente desde el sínodo”, escribió el columnista conservador Damian Thompson en el periódico británico Spectator el mes pasado. Dice que no piensa que las cosas se vayan a calmar antes del proximo cónclave, “que muchos católicos conservadores quieren se realice lo más pronto posible”.

El pontífice argentino, que nunca rehúye de la pelea, parece imperturbable y muy posiblemente envalentonado por las críticas. Y no hay indicios de que las mismas representen una amenaza a su amplia popularidad, toda vez que las preocupaciones se han visto confinadas en la esfera pública a expertos mayormente anglosajones e italianos escribiendo en publicaciones predeciblemente conservadoras y que dicen hablar a nombre de un creciente número de feligreses y clérigos católicos, básicamente anónimos. [I]