Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Papa denuncia que “ya se ha derramado mucha sangre” en Siria

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Benedicto XVI pidió el domingo en su mensaje de Navidad el fin del derramamiento de sangre en Siria y la reanudación del diálogo entre israelíes y palestinos.


Publicidad

Benedicto XVi pronunció su mensaje “Urbi et Orbi” (“a la ciudad y el mundo”) desde el balcón central de la Basílica de San Pedro antes miles de turistas y peregrinos alborozados reunidos en la plaza que da al frente. Cientos de guardias suizos de vistosos colores y bandas militares italianas llenaron el lugar al que bañaba el sol.

Tras su Misa de Gallo apenas de la noche anterior, el pontífice de 84 años dijo que oraba por que el nacimiento de Jesús, que se celebra con la Navidad, envíe un mensaje a todos aquellos que necesitan salvación y atraviesan penurias.

Benedicto XVI se refirió a los refugiados del Cuerno de Africa y las víctimas de las inundaciones en Tailandia, entre otros, y se pronunció a favor de un mayor diálogo político en Myanmar, así como por la estabilidad en Irak, Afganistán y la región de los Grandes Lagos en Africa.

Señaló que ha rezado para que Dios ayude a los israelíes y los palestinos a reanudar sus conversaciones de paz.

“Que Dios traiga el fin de la violencia en Siria, donde ya se ha derramado mucha sangre”, apuntó.

El Papa no mencionó los atentados explosivos que afectaron iglesias y dejaron numerosos muertos en Nigeria, pero el Vaticano condenó en un comunicado esos hechos de violencia y los describió como una señal de la “crueldad y el odio absurdo y ciego” que no muestra respeto por la vida humana.

Horas antes, una explosión destruyó una iglesia católica durante una misa de Navidad cerca de la capital de Nigeria, Abuya, y un socorrista dijo que 25 personas perdieron la vida en ese hecho.

Una segunda explosión ocurrió cerca de una iglesia en la ciudad de Jos, donde persiste la tensión en el centro de Nigeria, y otras dos detonaciones tuvieron lugar en el estado de Yobe, en el noreste del país africano. La secta radical musulmana Boko Haram se adjudicó los atentados.

La oficina de prensa del Vaticano destacó que el Papa preparó su mensaje antes de que ocurrieran los atentados en Nigeria.

Al término de su mensaje, Benedicto XVI envió saludos de Navidad en 65 lenguas, entre estas mongol, maorí, arameo, albano, tamil y tailandés. Terminó la lista de saludos en guaraní y latín, mientras tañían las campanas de la Basílica de San Pedro.