Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Extremistas islámicos asesinan 29 estudiantes y un maestro en Nigeria

POTISKUM, Nigeria (AP) — Un grupo de extremistas islámicos mató el sábado a 29 estudiantes y a un maestro de una escuela internado del noreste de Nigeria.


Publicidad

Los sobrevivientes que eran atendidos por quemaduras y heridas de bala dijeron que algunos estudiantes fueron quemados vivos en el ataque perpetrado antes del amanecer en la Escuela Pública Secundaria de Mamudo, en el estado de Yobe.

Mientras lloraba sobre los cadáveres de sus dos hijos, Malam Abdulahi, un campesino, dijo que sacaría a sus otros tres hijos de una escuela cercana. Uno de sus hijos, de 10 años, fue baleado en la espalda, al parecer cuando intentaba huir, y otro de 12 años recibió un disparo en el pecho.

“Se acabó, sacaré a mis muchachos de la escuela”, dijo a The Associated Press mientras lloraba desconsolado sobre los dos cadáveres.

“No es un lugar seguro”, agregó. “Los pistoleros están atacando escuelas y no hay protección para los estudiantes pese a todos esos soldados”.

Criticó que no hubiera protección para los estudiantes a pesar del despliegue de miles de efectivos desde que el gobierno declaró estado de emergencia a mediados de mayo en tres estados nororientales.

Los sobrevivientes llevados al Hospital General Potiskum dijeron que los islamistas atacaron la escuela, situada a unos cinco kilómetros (tres millas) de la aldea de Potiskum, hacia las 3:00 de la madrugada del sábado. Al parecer eran miembros de la secta Boko Haram, que significa “la educación de Occidente es un sacrilegio”.

Mataron a 29 estudiantes y al profesor inglés Mohamed Musa, baleado en el pecho según otro maestro, Ibrahim Abdu.

“Dormíamos cuando escuchamos disparos. Cuando desperté, alguien me apuntaba con un arma”, dijo Musa Hassan, de 15 años.

Hizo con sus brazos un gesto defensivo y sufrió un disparo que le cercenó cuatro dedos de su mano derecha, la que utiliza para escribir.

Agregó que los atacantes trajeron contenedores con gasolina que usaron para quemar el edificio administrativo de la escuela y uno de sus hoteles.

“Quemaron a los niños vivos”, contó con una expresión de horror en sus ojos.

Decenas de escuelas han sido quemadas y un número desconocido de estudiantes se cuentan entre las más 1.600 víctimas asesinadas por extremistas desde 2010.