Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Premio Nobel de la paz jurará hoy como primer ministro de Egipto

El Cairo, 6 jul (EFE).- El político liberal y premio Nobel de la paz Mohamed el Baradei jurará hoy como nuevo primer ministro de Egipto, tras haber recibido el encargo del presidente interino del país, Adli Mansur, informó a Efe el portavoz del Frente de Salvación Nacional, principal alianza no islamista, Jaled Daud.


Publicidad

Daud precisó que la jura tendrá lugar hoy mismo en el Palacio Presidencial a las 20.00, hora local (18.00 GMT).

Por su parte, Hosam Moanis, portavoz de la Corriente Popular encabezada por el líder nacionalista de izquierda Hamdin Sabahi, confirmó a Efe el nombramiento de El Baradei, que retiró en el último momento su candidatura en las elecciones presidenciales celebradas el año pasado, que finalmente ganó Mohamed Mursi, depuesto el pasado día 3 por el Ejército.

“Mohamed El Baradei ha recibido desde ahora el encargo del presidente de formar gobierno y comenzará consultas con las demás fuerzas políticas para elegir la composición de su gabinete”, precisó Moanis.

Mansur ofreció el cargo a El Baradei, líder del partido Al Dustur (la Constitución), esta tarde en una reunión en el Palacio Presidencial de El Cairo. El prestigio y popularidad de El Baradei, sin embargo, no es el mismo que hace un año. Especial inquina le guardan los islamistas, lo que siembra dudas sobre su capacidad de congregar un Ejecutivo de unidad nacional en torno a su persona.

Jaled Hashem, seguidor del depuesto presidente Mohamed Mursi, resumió hace unos días a Efe el sentir en las filas islamistas: “Si El Baradei recibe algún cargo, primer ministro o lo que sea, no sé qué pasará. Nuestras manifestaciones son pacíficas, pero en ese caso no sé qué pasaría. ¿Dónde estaba este hombre durante la revolución?”.

Su figura poco atractiva y un tanto huidiza nunca ha llegado a calar en la calle, que lo percibe en ocasiones como un advenedizo, más pendiente de atender asuntos fuera del país -para muchos es el hombre de EEUU- que en escuchar las cuitas del egipcio de a pie.

El Baradei, en enero de 2011, contra Mubarak.

El Baradei, en enero de 2011, contra Mubarak.

Sin embargo, su contestación al régimen del presidente Hosni Mubarak (1981-2011) cuando la revolución no era más que embrionaria, y su hostilidad a la Junta Militar que asumió el poder durante la transición le granjearon el apoyo de la minoría liberal y laica en Egipto.

En una pirueta del destino, son los mismos militares que antes denostaba quienes le han servido en bandeja de plata el regalo envenenado de llevar el timón del gobierno de un país dividido, quebrado económicamente y en riesgo de estallido de la violencia.

Pero antes que a su labor opositora en Egipto, El Baradei debe su popularidad a su labor como director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), desde 1997 hasta 2009, que le otorgó el reconocimiento del nobel de la Paz.

Nacido en El Cairo el 17 de junio de 1942 en una familia acomodada -su padre era un abogado con credenciales democráticas-, se licenció en Derecho por la universidad de la capital egipcia en 1962 y alcanzó el doctorado en Derecho Internacional por la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York en 1974.

Los primeros años de su carrera profesional transcurrieron en el cuerpo diplomático egipcio, aunque en 1980 su vocación por las instituciones multilaterales lo llevó a la ONU, donde dirigió el Programa Internacional de Derecho en el Instituto de Investigación de las Naciones Unidas.

Cuatro años más tarde, aterrizó en el OIEA, donde escaló puestos hasta llegar a sustituir al sueco Hans Blix como máximo responsable del organismo.

Su mandato estuvo marcado por su empeño en fomentar la utilización de la energía atómica con fines pacíficos y en garantizar la política de inspecciones de armas nucleares en el mundo.

Casado y con dos hijos, El Baradei alcanzó su verdadera proyección internacional al enfrentarse al Gobierno de EEUU cuando este alegó un supuesto programa iraquí de armas de destrucción masiva para invadir ese país en 2003.

El 7 de octubre de 2005, le fue otorgado el premio Nobel de la Paz junto al OIEA por su “labor independiente y sus esfuerzos para prevenir que la energía nuclear sea utilizada con fines militares”.

Tras abandonar su puesto en el OIEA, El Baradei emprendió en 2010 su más arriesgada aventura política: desplazar del poder a un régimen que aparentemente no mostraba grietas.

Al poco de llegar, anunció la creación, junto a otros opositores, de la Asamblea Nacional para el Cambio, un grupo que germinó en el partido Al Dustur (La Constitución), cuyo liderazgo abandonó hoy al ser nombrado primer ministro.

El 27 de enero de 2011, solo dos días después del comienzo de la revolución egipcia, El Baradei se sumó a lo que todavía entonces era un incipiente movimiento juvenil.

Después de la caída de Mubarak, su nombre sonó repetidamente como uno de los candidatos a encabezar un Gobierno de unidad nacional o a dirigir la transición hasta las elecciones presidenciales.

Sin embargo, tras renunciar a competir por la Presidencia en 2012, permaneció en un segundo plano mientras su imagen desaparecía de las televisiones.

El decreto constitucional con el que Mursi se situó por encima de la ley en noviembre del año pasado “resucitó” a El Baradei, quien desde entonces nunca dejó de criticar al presidente islamista, más a través de Twitter que de su presencia en la calle.

Su elección por los jóvenes de “Tamarrud” (Rebelión) y de los partidos agrupados en el Frente de 30 de Junio como su representante certificó su regreso a la primera plana y a asumir, hoy, una tarea homérica que presenta innumerables desafíos. EFE