Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

China impone su agenda frente a Rusia y EEUU en cumbre APEC de Pekín

PEKÍN (CHINA) 11/11/2014.- Fotografía facilitada por la organización de la cumbre que muestra a (de izda a dcha, primera fila) el presidente estadounidense, Barack Obama; la presidenta de Chile, Michele Bachelet; el presidente chino, Xi Jinping; el sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah (dcha); el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente indonesio Joko Widodo, caminando junto a oyros líderes del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) mientras se dirigen a plantar árboles en Pekín (China) hoy, martes 11 de noviembre de 2014. EFE/Lan Hongguang

Lago Yanqi (China), 11 nov (EFE).- China logró hoy, en la XXII cumbre de líderes del Asia-Pacífico que acogió al norte de Pekín, imponer sus ideas para la creación de una zona de libre comercio regional, un éxito que sumado a otros le refuerza frente a tradicionales potencias como EEUU o Rusia.


Publicidad

Aprovechando el factor cancha y la debilidad coyuntural de Washington, después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, perdiera el control del Congreso en las recientes elecciones, y de Moscú, aún tocada por el aislamiento de Occidente por la crisis ucraniana, China ha conseguido en la cumbre grandes saltos hacia adelante.

En este sentido, los anfitriones chinos lograron hoy que los 21 miembros del Foro de Asociación Económica Asia-Pacífico (APEC) acordaran lanzar el proceso para crear un área de libre comercio en la región, según anunció el presidente chino, Xi Jinping, al término de la cumbre.

“Hemos decidido comenzar el proceso para construir una Zona de Libre Comercio de Asia Pacífico (FTAAP en sus siglas en ingles) y hemos adoptado una hoja de ruta para lograrlo”, anunció el mandatario chino, quien afirmó que se trata de “un paso histórico”.

“Tenemos la confianza y la decisión para una integración económica”, aseguró Xi, al afirmar que el futuro FTAAP “beneficiará a las economías de ambos lados de Asia-Pacífico, que se encuentran en diferentes etapas de desarrollo, e inyectará un nuevo ímpetu al APEC, así como a sus miembros”.

La zona de libre comercio de Asia Pacífico es un proyecto que se ha debatido en la región durante años, pero que en los últimos tiempos ha cobrado nueva fuerza a raíz de que China, una de las principales potencias regionales, empezara a abanderarlo.

La FTAAP, sin embargo, podría ir en contra de iniciativas similares también debatidas en la región, como la Asociación Trans-Pacífica (TPP), una idea principalmente defendida por EEUU para los países más desarrollados de la zona y que había ganado apoyo en otros países de América, además de en Australia.

Otros acuerdos que se alcanzaron hoy, para los que existía en principio mayor consenso, fueron la creación de mecanismos regionales para la lucha anticorrupción o el anuncio de más esfuerzos para ayudar a África a combatir la epidemia del ébola.

Pero además China se ha apuntado muchos tantos bilaterales estos días, ya que en los márgenes de la cumbre ha conseguido concluir las negociaciones para un tratado de libre comercio con Corea del Sur, ha iniciado un tímido deshielo en su largo contencioso territorial con Japón y ha firmado acuerdos gasísticos con Rusia.

Respecto a sus relaciones con EEUU, China ha conseguido recortar tarifas en bienes electrónicos, algo importante para un gigante asiático necesitado de transferencia tecnológica, y hasta arrancó de Obama (que por fin acudió a la cumbre APEC tras su sonada ausencia en 2013 en Bali) promesas de más visas para estudiantes chinos.

En definitiva, muchos tantos apuntados para una China que en estos momentos es el principal motor de crecimiento de la poderosa región APEC, que concentra el 57 por ciento del PIB mundial y la mitad del comercio del planeta.

Como metáfora de estas victorias diplomáticas chinas, Xi recibió en la noche previa a la cumbre a todos los líderes regionales vestidos de traje Mao.

Obama y Putin hicieron relativamente poco ruido en Pekín, y fue muy sintomático el hecho de que en sus intervenciones en el foro de líderes (previo a la cumbre) el presidente estadounidense fuera breve y expresara su deseo de ver una China “al alza y próspera”, aunque eso sí, también “pacífica y estable”.

Putin, por su parte, se vio enfrentado a una batería de preguntas de empresarios chinos que acusaron a Rusia de ser un mercado a veces poco seguro para la inversión foránea, algo que el líder ruso, sin el tono duro y firme de otras ocasiones, intentó combatir con promesas de mayores facilidades aduaneras y de infraestructuras.

En todo caso, el presidente ruso se “desquitó” de estos ataques al protagonizar la mejor anécdota de la cumbre, cuando en la noche de ayer, mientras los líderes asistían a un espectáculo de fuegos artificiales, ofrecía galante y pícaro su abrigo a la esposa de Xi Jinping, la elegante soprano Peng Liyuan.

Esa imagen, que ha dado mucho que hablar en China, ha acabado siendo censurada en las redes chinas después de que la ofreciera la televisión estatal china CCTV, lo que no ha hecho sino extenderla aún más rápidamente. EFE