Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Italia busca un presidente de la República

En esta foto de archivo del 28 de febrero del 2013, el presidente italiano Giorgio Napolitano arriba para una reunión con el presidente alemán Joachim Gauck en Berlín. Ante la incapacidad del polarizado Parlamento de elegir un nuevo presidente para Italia, Napolitano, de 87 años, aceptó el sábado 20 de abril del 2013 pedidos de líderes políticos para que acepte un segundo período y poner fin rápidamente a un impasse que ha frustrado gestiones para formar un gobierno en el país, vapuleado por la recesión. (Foto AP/Markus Schreiber, archivo)

Roma, 20 dic (EFE).- El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, de 89 años, ha anticipado que renunciará finalmente en enero, pero de nuevo las fuerzas políticas no acuerdan sobre quien debe ser su sustituto y el primer ministro, Matteo Renzi, ya trabaja para buscar un nombre de consenso.


Publicidad

La regencia del rey Giorgio, como le llaman en Italia, llega a su fin después de que en 2006 fue elegido presidente de la República y posteriormente en una tarde del 20 de abril de 2013 tuvo que aceptar de nuevo su reelección cuando llamaron a la puerta del Quirinal tras días de parálisis total en el país, que no se conseguía formar Gobierno, ni elegir un jefe de Estado.

Aunque actualmente el Gobierno de Matteo Renzi se encuentra afianzado al poder, a pesar de no haber sido elegido en las urnas, la situación en el Parlamento es la misma que salió de las urnas en 2013.

No existe una mayoría y los partidos políticos se encuentran completamente divididos y son incapaces de ponerse de acuerdo para indicar un nombre.

Para los analistas, la elección del nuevo presidente de la República será el primer quebradero de cabeza del año próximo para Renzi.

El primer ministro y secretario general del Partido Demócrata (PD) explicó ayer que tras la renuncia de Napolitano mantendrá una reunión de su grupo para acordar un candidato. Pero tampoco en el seno del PD parece que haya consenso.

Después Renzi tiene pocas semanas delante para conseguir llegar a acuerdos con sus socios en el Gobierno, el Nuevo Centro Derecha de Angelino Alfano, pero sobre todo buscará el consenso de Silvio Berlusconi y su partido Forza Italia.

Ninguno de estos dos partidos estará dispuestos a aceptar un jefe de Estado de marcado carácter progresista, por lo que se han caído de las quinielas personalidades como el actual presidente del Senado, Piero Grasso.

“Obviamente espero que podamos llegar a una mayoría amplia para elegir al nuevo garante de la unidad nacional. Berlusconi ha sido decisivo para votar a Azeglio Ciampi en 1999 y a 2013 a Napolitano. No veo ningún motivo para dejarle fuera en las negociaciones”, explicó Renzi en una entrevista publicada hoy en el diario “El Gazzettino”.

El nombre que más suena en estos días en los pasillos del Parlamento es el del ex primer ministro y expresidente de la Comisión Europea Romano Prodi, al que Berlusconi ya dio su visto bueno en 2013.

Pero la opción de Prodi en 2013, y sobre todo el pacto con Berlusconi para su elección, fue boicoteada por los mismos parlamentarios del PD y no fue elegido debido al voto contrario de 101 “rebeldes”.

Aunque esta vez, ante la imposibilidad de encontrar otro nombre de consenso, “El Profesor”, como le llaman a Prodi, apartado de la política en el último año podría ser una solución.

El diario “La Repubblica” publica hoy en portada que Renzi está seguro de que contará con el apoyo de Berlusconi y por tanto se podrán conseguir 750 votos de los 1009 que conforman en Parlamento en su sesión conjunta.

Superando con creces la mayoría absoluta (505) que se requiere a partir del cuarto escrutinio y con un largo margen de seguridad ante los posibles “rebeldes” del PD.

Otros nombres que figuran en la prensa como “papables” son el también expresidente del Gobierno Giuliano Amato, pero también se habla de la posibilidad de que por primera vez se elija una mujer y entre ellas resuenan la exministra de Exteriores y excomisaria europea Emma Bonino o la constitucionalista Marta Cartabia.

Los diarios apuntan hoy a que como anunció Napolitano, presentará su renuncia alrededor del 15 de enero, ya que el 13 de ese mes termina la semestre de la presidencia italiana en la Unión Europea.

De esta manera, el 28 de enero se reunirá la plenaria del Parlamento para la elección del sucesor del “Rey Giorgio”.

En estos últimos años, Napolitano ha convertido Italia casi en una República presidencial al tomar personalmente todas las decisiones.

Pues fue él quien se encargó de nombrar sus tres últimos Gobiernos, sin que estos emanaran directamente de las urnas: el de Mario Monti, tras la dimisión de Silvio Berlusconi; la coalición de Enrico Letta y el actual, dirigido por Renzi.

Ahora, en uno de sus últimos discursos, dejó los deberes hechos al próximo presidente al calificar de “valiente esfuerzo” el programa reformista del exalcalde de Florencia y advertir de que las elecciones anticipadas “sólo traen inestabilidad” y aconsejar a la oposición que “sea responsable”. EFE