Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La ONU y Hollywood, enemigos de Corea del Norte en 2014

Acto en Corea del Norte. Foto de Archivo, La República.

Seúl, 22 dic (EFE).- La ONU y Hollywood han sido en 2014 blanco de las iras de una Corea del Norte cada vez más presionada en la comunidad internacional por sus violaciones de derechos humanos y el polémico ciberataque contra Sony Pictures por un filme que ridiculiza al líder Kim Jong-un.


Publicidad

Llevar a la Corte Penal Internacional (CPI) los “crímenes contra la Humanidad” norcoreanos es un largo y difícil proceso cuyos primeros pasos se dieron este año, después de que en marzo el comité de derechos humanos de la ONU publicara el más extenso informe hasta el momento sobre el país.

Exterminio, asesinato, esclavitud, desaparición forzosa, ejecuciones sumarias, torturas o violencia sexual, además del encierro de unos 120.000 prisioneros políticos en campos de trabajo, son solo algunos de los crímenes que el informe atribuye a este Estado totalitario.

La iniciativa para juzgar a Corea del Norte en La Haya llegó en forma de una resolución no vinculante presentada por la UE y Japón y adoptada formalmente en diciembre por la Asamblea General de la ONU, mientras el Consejo de Seguridad abre por primera vez esta semana el debate sobre el tema.

Este organismo es el único con potestad para enviar el caso a la CPI, algo que se anticipa complicado al darse por hecho que China y Rusia, los dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad cercanos a Pyongyang, utilizarán su derecho a veto para bloquear la decisión.

Durante todo el proceso, Corea del Norte ha protestado por la resolución, que considera un complot de EEUU para derrocar su régimen e incluso ha amenazado con una prueba nuclear.

Preocupa especialmente en Pyongyang que la ONU busque responsabilizar de los abusos contra la población a Kim Jong-un, “líder supremo” que con solo 31 años (según estimaciones) se ha consolidado en el poder tras suceder a su padre, Kim Jong-il, fallecido en diciembre de 2011.

El joven Kim, nuevo objeto de culto en un régimen caracterizado por la adoración a la personalidad de sus líderes, también ha sido el protagonista principal del primer caso de autocensura de una película en Hollywood por amenazas terroristas.

“The interview”, comedia protagonizada por James Franco y Seth Rogen sobre un complot para acabar con la vida del dictador norcoreano, fue retirada de las carteleras y Sony Pictures Entertainment canceló su estreno en EEUU, previsto para el próximo día 25.

Esto ocurrió después de que un grupo de hackers autodenominado “Guardians of Peace” (Guardianes de la Paz) robara y filtrara cinco películas del estudio, así como miles de correos y datos de los empleados de la empresa, además de dirigir amenazas terroristas a las salas que osaran proyectar el filme.

El caso ha alcanzado tal dimensión que el presidente de EEUU, Barack Obama, ha planteado la posibilidad de incluir de nuevo en la lista de patrocinadores del terrorismo a Corea del Norte, país al que el FBI señaló como culpable del asalto.

Aunque consideró la producción de Hollywood un “acto de guerra”, Pyongyang ha negado cualquier implicación e incluso ha amenazado con un conflicto armado contra EEUU por sus “falsas acusaciones”.

Por otra parte, las relaciones entre las dos Coreas han pasado este año a un segundo plano en la escena internacional después de una peligrosa escalada de tensión vivida en 2013.

Norte y Sur han tratado de reparar sus lazos y recuperar los contactos de alto nivel en varias ocasiones, aunque todos los avances se han visto frustrados por los habituales roces entre ambos países que siguen técnicamente enfrentados desde el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea (1950-53).

El único resultado tangible fue la emotiva reunión de familias separadas, la primera en cuatro años, que tuvo lugar en febrero y que permitió a parientes de ambos lados de la frontera disfrutar entre lágrimas de unas horas juntos tras décadas de separación.

También destacó la visita inesperada que los considerados número dos y tres del régimen norcoreano, Hwang Pyong-so y Choe Ryong-hae, realizaron en octubre a la ciudad de Incheon en el Sur con motivo de los Juegos Asiáticos y en la que se reunieron con autoridades de Seúl.

Aquella visita llegó en plena incertidumbre por la misteriosa ausencia de la vida pública del líder Kim Jong-un, que se prolongó durante 40 días hasta que reapareció a mediados de octubre apoyado en un bastón a causa de una misteriosa cojera cuyo origen ha sido fuente de diversas especulaciones. EFE