Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Liberan a adolescente turco que insultó al Presidente Erdogan

Manifestantes turcos con una banderola con la imagen del fundador del país, Kemal Ataturk, reunidos en la Plaza Kizilay en Ankara, la capital, el sábado 8 de junio de 2013. El primer ministro Recep Tayyip Erdogan se reunió el sábado con los líderes de su partido en momentos que las protestas contra el gobierno entran en su noveno día y miles de personas siguen ocupando la central Plaza Taksim en Estambul. (Foto AP/Burhan Ozbilici)

ANKARA, Turquía (AP) — Un adolescente turco fue puesto en libertad el viernes después de que su arresto por supuestamente insultar al presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, causara un escándalo en el país.


Publicidad

El estudiante de 16 años, identificado por sus iniciales M.E.A., fue detenido el miércoles en su colegio y encarcelado por hacer un discurso durante una protesta estudiantil en la que, según medios, dijo que Erdogan estaba considerado como el “ladrón propietario del palacio ilegal”. La expresión hacía referencia a un escándalo de corrupción del gobierno, así como al polémico palacio de 1.150 habitaciones que inauguró Erdogan en octubre.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, había defendido su detención, diciendo que la presidencia debía respetarse, pero los partidos de oposición denunciaron su arresto y los describieron como el último ejemplo de la represión del gobierno contra la disidencia en el país.

Un tribunal en la ciudad de Knoya, en el centro del país, aceptó el viernes que el chico saliera de custodia, después de que docenas de abogados se presentaran voluntarios para defenderle y solicitaran su liberación.

Insultar al presidente es un delito en Turquía, y el joven aún se enfrenta a hasta cuatro años de prisión si se le acusa y condena.

En imágenes de la agencia de noticias Dogan sobre su liberación, podía verse al chico abrazado por su madre cuando atravesaba las puertas de un centro de detención. Docenas de simpatizantes acudieron para cantar y hacer sonar un tambor como celebración.