Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los hermanos Kouachi, los más buscados de Francia

Los sospechosos del atentado terrorista contra el semanario Charlie Hebdo.

PARÍS (AP) — Un amante del rap convertido en aspirante a guerrero santo musulmán y su hermano mayor son los hombres más buscados de Francia, sospechosos del atentado que dejó 12 muertos en un semanario satírico y ha horrorizado a la mayor parte del mundo.


Publicidad

Cherif Kouachi, de 32 años, y Said Kouachi, de 34, se convirtieron en el objeto de una enorme operación de búsqueda tras los asesinatos del miércoles en las oficinas de Charlie Hebdo en París.

El menor de los Kouachi fue condenado a 18 meses de prisión en 2008 tras intentar marcharse para unirse a combatientes islámicos en Irak.

Después que lo liberaron trabajó en la sección de pescados de un supermercado en un suburbio de París durante seis meses a partir de octubre de 2009, pero sus supervisores no notaron nada que los preocupara.

Dos años después de ser declarado culpable, la policía lo detuvo nuevamente, pero lo liberó sin encausarlo, en la investigación de un supuesto plan para liberar a un reo que fue condenado por atacar con bomba una línea ferroviaria parisina en 1995, dijo un funcionario judicial francés.

Periodistas de la Associated Press que cubrieron el juicio, que desveló una trama de reclutamiento en un barrio trabajador y multicultural del nordeste de París para librar una guerra santa islámica, recordaban al acusado como un joven delgado que parecía muy nervioso ante el tribunal.

El abogado de Cherif Kouachi dijo entonces que su cliente se había juntado con malas compañías y estaba sobrepasado por la situación.

Durante el juicio se dijo que Kouachi había recibido sólo formación mínima de combate, saliendo a correr para ponerse en forma y aprendiendo cómo funciona un rifle automático Kalashnikov estudiando un esquema. El ex repartidor de pizzas fue descrito como un guerrero reacio, aliviado de que agentes de contraespionaje franceses le hubieran impedido tomar un vuelo con destino a Siria que en último término debía haberle puesto camino del campo de batalla en Irak.

Sin embargo, la prisión cambió a su antiguo cliente, dijo el abogado Vincent Ollivier al periódico Le Parisien en un artículo publicado el jueves. Cherif Kouachi se volvió hosco e introvertido y empezó a dejarse barba, dijo el abogado. El tiempo que pasó en prisión, señaló Ollivier, podría haberle convertido en una bomba de relojería.

Se sabe menos del hermano mayor, pero el primer ministro francés, Manuel Valls, dijo el jueves a una emisora francesa de radio que los dos hermanos eran conocidos de los servicios de inteligencia y probablemente se les había seguido antes del atentado contra el semanario Charlie Hebdo.

Sin embargo, un documental de la televisión francesa que narró el fallido intento de Kouachi por irse a combatir a Irak sugirió que su radicalización puede haber ocurrido antes de ser detenido. Muchos musulmanes franceses se enfurecieron con la invasión y ocupación estadounidense de Irak en 2003, indicó el documental.

Imágenes incluidas en el documental de 2005 mostraron a Kouachi en 2004, cuando, según el narrador, el joven en camiseta negra, con el cabello corto y un reloj de pulsera grande, se veía más interesado en las jóvenes bonitas que en ir a la mezquita.

Fueron las enseñanzas de un imán radical de su vecindario parisino, atribuye el documental a Kouachi, lo que lo colocó en el camino de la guerra santa.

El clérigo “me dijo que los textos (sagrados) prueban los beneficios de los ataques suicidas”, se atribuye haber dicho a Kouachi. “En las escrituras dice que es bueno morir como mártir”.

Un tercer sospechoso identificado por las autoridades francesas se ha entregado. Mourad Hamyd, de 18 años, se entregó en una estación de policía al enterarse por las noticias que su nombre estaba vinculado con el atentado, dijo Agnes Thibault-Lecuivre, portavoz de la fiscalía de París, quien no especificó su relación con los hermanos Kouachi.