Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Milicianos del Estado Islámico toman ciudad libia de Sirte

Trípoli, 19 feb (EFE).- Grupos de hombres armados bajo la bandera del Estado Islámico (EI) patrullan desde hace dos días varios de los barrios principales de la ciudad de Sirte, cuna del fallecido dictador libio Muamar al Gadafi, en la costa mediterránea, confirmaron hoy a Efe habitantes de la ciudad.


Publicidad

Según los testigos, hombres encapuchados y vestidos con ropa militar, armados con fusiles kalashnikov y lanzagranadas portátiles tipo RPG, han tomado varios edificios oficiales y desfilan sin miedo por el centro de esta localidad, situada entre Trípoli, capital del país, y Bengazi, la segunda ciudad en importancia.

Grupos de pistoleros se presentaron esta mañana en la universidad de Sirte, separaron a los estudiantes y profesores por sexos y clausuraron algunas clases, al tiempo que tomaron el Instituto Superior para la Electricidad, impusieron el uso del velo y ordenaron el cierre de salones de bodas, peluquerías y otros negocios relacionados con el cuidado femenino.

Además, han asaltado las sedes de las dos principales estaciones de radio de la ciudad, han retenido a los periodistas y se han llevado los aparatos a un lugar desconocido, añadieron las mismas fuentes.

La llegada de los seguidores de Abu Bakr al Bagdadi a la cuna de Gadafi ha generado un masivo desplazamiento de la población, en especial de los trabajadores egipcios que temen por su vida tras la difusión días atrás de un vídeo en el que supuestamente eran asesinados 21 cristianos coptos.

“La demanda ha hecho que los precios de los autobuses se haya multiplicado por cinco en las últimas horas”, explicó la fuente, contactada por teléfono.

Libia vive una situación de caos e inestabilidad que ensombrece la vida cotidiana de sus habitantes, atrapados entre dos poderes enfrentados y con la amenaza de los movimientos yihadistas, asentados en el este del país.

En el terreno político, un Ejecutivo de transición rebelde instalado en Trípoli se resiste a entregar el poder al Parlamento legítimamente elegido y reconocido por la comunidad internacional que ha tenido que establecerse en Tobruk.

En el plano militar, milicias islamistas moderadas afines al Parlamento cesante se enfrentan a las tropas del general sublevado Jalifa Hafter, héroe de la guerra con Chad en tiempos de Gadafi convertido después en uno de sus principales opositores en el exilio, y que ahora lucha a favor del gobierno en Tobruk con el apoyo del Ejército regular y países como Egipto.

Beneficiados por la anarquía y el vacío de poder, yihadistas procedentes de los estados vecinos han logrado hacerse con el control de Darna y establecer allí una franquicia del Estado Islámico (EI).

Los yihadistas avanzan desde hace semanas hacia ciudades como Sirte, donde días atrás asesinaron a una veintena de cristianos egipcios.

Muchos son exmiembros de grupos radicales del Sahel como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), con experiencia y contactos en sus países de origen. EFE