Ecuador. Martes 23 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Francia quiere que Alemania se implique más en la guerra anti-yihadista

El presidente francés, François Hollande (d), y la canciller alemana, Angela Merkel (i), se disponen a dar una rueda de prensa en el Palacio del Elíseo de París, Francia, hoy 25 de noviembre de 2015. Merkel y Hollande se reunieron hoy para tratar el tema de los atentados perpetrados por el Estado Islámico (EI) en París el pasado 13 de noviembre. EFE/Yoan Valat

El presidente francés, François Hollande, que está embarcado en un maratón diplomático para ampliar la coalición internacional contra el Estado Islámico (EI), lanzó hoy una petición directa a Alemania para que se implique en esa lucha en Siria e Irak.

Con ocasión de una cena de trabajo con la canciller alemana, Angela Merkel, en París, Hollande agradeció el anuncio hecho horas antes por el Ejecutivo alemán del envío de hasta 650 militares a Mali para quitar una parte del peso en la lucha antiterrorista del contingente francés en ese país africano.

Pero más allá de señalar que eso permitirá a Francia desplegar sus tropas en otros teatros de operaciones, aprovechó una declaración conjunta con la canciller ante la prensa para manifestar su deseo de que “Alemania pueda implicarse más todavía en la lucha contra el EI en Siria e Irak”.

Y dijo que iba a prestar “mucha atención” a lo que Merkel le pudiera decir sobre este tema en el encuentro cara a cara, aun siendo consciente de los procedimientos internos en Alemania para llevar a cabo una intervención exterior.

“Si Alemania pudiera ir más lejos, sería una buena señal en la lucha contra el terrorismo”, añadió Hollande, que había advertido antes de que “ningún país está a resguardo” de ataques terroristas como los sufridos por Francia el pasado 13 de noviembre.

Merkel, sin entrar en detalles, le respondió que “reaccionaremos rápido” porque hay que actuar contra el terrorismo y “no podremos derrotar al EI con palabras”.

En cualquier caso, puso el acento en que en Siria hace falta un arreglo político, en que eso pasa porque todas las partes “se sienten en torno a una mesa” y en que hay que continuar con el proceso de negociaciones lanzado en Viena.

La canciller, que se desplazó junto a Hollande a la plaza de la República de París para rendir homenaje a las víctimas de los atentados, consideró que la visita mañana de Hollande a Moscú para entrevistarse con el presidente ruso, Vladímir Putin, “es un elemento importante en la lucha contra el EI”.

El presidente francés tras los atentados parecía haber dado un giro en su posición sobre Rusia para integrarla en la coalición internacional, pese al apoyo que este país ha estado dando al presidente sirio, Bachar el Asad.

Pero su desplazamiento ayer a Washington, donde fue recibido por el presidente estadounidense, Barack Obama, y el incidente con el bombardero ruso derribado por los turcos, que lo acusan de haberse introducido en su espacio aéreo desde Siria, han enfriado la posibilidad de un cambio sustancial en el entramado diplomático-militar contra el EI en Siria e Irak.

Precisamente hoy los diputados franceses dieron un apoyo casi unánime a la prolongación de la misión militar de Francia contra posiciones de la organización terrorista en Siria, que se inició en septiembre pasado, un año después de que los aviones de combate franceses hubieran empezado a bombardear al EI sólo en Irak.

El primer ministro francés, Manuel Valls, además de descartar el envío de tropas terrestres francesas, insistió ante los diputados en que junto a los bombardeos hacen falta acciones en tierra que “sólo pueden ser dirigidas por las fuerzas insurgentes locales, incluidos los kurdos, y reforzadas eventualmente por los ejércitos suníes de la región”.

Valls dejó claro que cualquier coordinación con los rusos tiene que partir de que el único objetivo debe ser “la destrucción del EI”, porque hasta ahora los ataques de Moscú se habían centrado en la oposición al presidente sirio, Bachar el Asad, con el que -subrayó- no hay cooperación posible.

Hollande y Merkel también hablaron de los refugiados, y a ese respecto el presidente francés previno contra cualquier amalgama que pretenda asociarlos con el terrorismo, aunque algunos de los yihadistas de París se hubieran colado entre ellos para entrar clandestinamente en Europa.

Los dos mandatarios coincidieron en que hay que darles una respuesta humanitaria, pero también en que se tienen que reforzar los controles en las fronteras exteriores europeas, que ahora no son suficientemente efectivas.

Y eso pasa, entre otras cosas, por entenderse con Turquía, que es por donde están entrando la mayor parte de esos refugiados al Viejo Continente, señalaron. EFE [I]