Ecuador. Lunes 24 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tropas sirias le arrebatan ciudad al Estado Islámico en la provincia de Alepo

Foto de Archivo: La República.

BEIRUT, Líbano (AP) — Tropas del gobierno sirio, respaldadas por la aviación rusa, recuperaron una localidad en la provincia de Alepo de manos de milicianos del grupo Estado Islámico el jueves, un avance clave a solo dos días de que entre en vigor el acuerdo de alto el fuego forjado por Estados Unidos y Rusia.


Publicidad

La localidad de Khanaser fue tomada a principios de semana por la milicia extremista, que cortó el acceso del ejército de Damasco a la capital provincial, también llamada Alepo, según explicaron el gobierno sirio y el grupo de control opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

El ejército se hizo con el control de Khanaser, a unos 50 kilómetros (30 millas) al sureste de la ciudad de Alepo, tras tres días de intensos combates, dijo la agencia de noticias oficial siria, SANA, que agregó que todavía se estaba luchando para reabrir la carretera. El martes, grupo yihadista tomó Khanaser y las colinas próximas, cortando la principal ruta terrestre empleada por el gobierno para llegar a la ciudad.

En la ofensiva por Khanaser, el ejército de Damasco y las milicias chiíes progubernamentales contaron con el respaldo de bombardeos aéreos rusos, apuntó el Observatorio.

El avance se produce antes del alto el fuego que entrará en vigor a medianoche del viernes. El grupo Estado Islámico y la filial de Al Qaeda en Siria, el Frente Nusra, no están incluidos en la tregua propuesta por Washington y Moscú.

El alto el fuego busca un “cese de hostilidades” temporal que podría llevar al gobierno sirio y a sus opositores de vuelta a la mesa de negociaciones en Ginebra, Suiza.

La oposición acordó respetar la tregua pero expresó serias dudas y reservas ante lo que calificó de ambigüedades y falta de un mecanismo claro para implementar el acuerdo.

El primer ministro turco se hizo eco de estas preocupaciones el jueves, y dijo estar preocupado porque Rusia siga atacando a civiles sirios o a la oposición moderada durante la tregua.

Ahmet Davutoglu acusó a Moscú de atacar a la oposición moderada en Siria durante los últimos cinco meses bajo el pretexto de actuar contra el Frente Nusra. El alto el fuego “carecería de sentido si Rusia sigue con sus bombardeos irresponsables”, afirmó.

Mientras tanto, el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, dijo también el jueves a la agencia estatal Anadolu que la aviación saudí llegará “hoy o mañana” a la base aérea de Incirlik, en el sur de Turquía, para unirse a las operaciones contra el grupo Estado Islámico en Siria.

Cavusoglu no aclaró cuántos aviones enviará Arabia Saudí a la base.

Alepo bombardeos

Un elemento clave del acuerdo de alto el fuego es el acceso por motivos humanitarios a localidades asediadas o a las que es difícil llegar en todo el país. Naciones Unidas anunció que le primer lanzamiento desde el aire de 21 toneladas métricas de productos de primera necesidad sobre la ciudad de Deir el-Zour, sitiada por Estado Islámico, para el miércoles. Pero el Programa Mundial de Alimentos dijo más tarde que tuvo “dificultades técnicas” y que la ayuda podría haberse desviado de su objetivo.

En un reflejo más de la difícil situación en el complicado mapa del frente en Siria, Davutoglu advirtió también a la principal milicia siria curda, un grupo respaldado por Estados Unidos que ha estado combatiendo a Estado Islámico, que no aproveche la tregua para realizar acciones que puedan amenazar la seguridad de Turquía.

Turquía respondería a este tipo de acciones ya que no está afectada por el acuerdo, dijo el primer ministro.

Ankara considera al grupo sirio curdo, conocido como Unidades de Protección Popular o YPG, una organización terrorista por sus lazos con los rebeldes curdos en Turquía, y ha bombardeado las posiciones de la milicia en Siria junto a la frontera con Turquía. (I)

Por ZEINA KARAM