Ecuador. Martes 30 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Al menos 4.642 muertos desde el inicio de los bombardeos de Rusia en Siria

En esta imagen de archivo, tomada el 22 de octubre de 2015, un avión ruso Su-24 despega de la base de Hemeimeem en Siria. (Foto AP/Vladimir Isachenkov, archivo)

Al menos 4.642 personas han muerto en Siria, de las que 1.799 eran civiles, desde el inicio de los bombardeos de la aviación de Rusia, aliada del Gobierno de Damasco, el 30 de septiembre hasta el pasado amanecer, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG destacó que entre los civiles fallecidos hay 431 menores de edad y 262 mujeres.

Los ataque aéreos rusos también causaron 1.276 bajas en las filas del grupo terrorista Estado Islámico (EI) y otras 1.567 de combatientes del Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, y de facciones rebeldes islámicas.

Rusia comenzó el pasado día 15, coincidiendo con el quinto aniversario del inicio del conflicto en Siria, la retirada de la mayor parte de su fuerza aérea en el país árabe, después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, lo anunciara el lunes.

Pese a este repliegue, fuentes del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia indicaron que en la base siria de Hamimim, en la provincia costera de Latakia, permanecerán al menos cuatro cazabombarderos SU-35, una decena de helicópteros, carros de combate T-90S, transportes blindados y sistemas de defensa antiaérea.

Anteriormente, el Observatorio había señalado que supuestos aviones rusos bombardearon en las últimas horas áreas de las inmediaciones de la ciudad monumental de Palmira, en el este del país, donde el Ejército sirio se enfrenta al EI.

La organización yihadista afirmó este viernes en un comunicado difundido en internet que ha matado a cinco militares rusos en esos combates.

Según el Observatorio, al menos 273.520 personas han muerto en Siria desde el estallido de la revuelta en marzo de 2011. EFE (I)