Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

OEA aprueba texto pidiendo diálogo entre gobierno de Maduro y la oposición

Mesa directiva del Consejo Permanente de la OEA, reunido el 1 de junio de 2016- Foto de : Juan Manuel Herrera/OAS

Washington, 1 jun (EFE).- Los 34 países de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobaron hoy por consenso una declaración conciliadora sobre Venezuela negociada en una sesión de diez horas, que concluyó con el gesto insólito de negar la palabra al jefe de gabinete del secretario general, Luis Almagro.

Publicidad

Los 34 países miembros aprobaron por unanimidad un texto más amigable con el régimen de Nicolás Maduro, con un “ofrecimiento fraterno” a fin de encontrar una nueva forma de diálogo, “de común acuerdo” con el gobierno de Caracas.

El pedido de Almagro, de invocar la Carta Democrática, aumentó la presión sobre Venezuela, que se volvió más propensa a acatar la propuesta alternativa, según la cual, la OEA intentará “un diálogo abierto e inclusivo” de los diversos actores políticos y sociales del país. El texto informa que la OEA “respeta el principio de no intervención en los asuntos internos del Estado”, además de decir que toda solución debe “respetar la Constitución”.

La propuesta alternativa respalda la actuación de tres expresidentes (José Luis Zapatero, de España; Leonel Fernández, de República Dominicana; y Martín Torrijos, de Panamá), que intentan establecer un diálogo entre el gobierno y la oposición. La medida prevé también una coordinación con otras fuentes de negociación.

A última hora de la tarde Venezuela se sumó, con algunas modificaciones de poco calado y tras un receso de más de tres horas, al texto que durante una semana habían negociado más de 20 Estados bajo el liderazgo de Argentina, una vía conciliadora alternativa al proceso de aplicación de la Carta Democrática activado por Almagro el martes.

El secretario general no asistió a la reunión para dejar claro que esta iniciativa es diferente de la suya y en su lugar acudió su jefe de gabinete, Gonzalo Koncke, a quien el presidente del Consejo Permanente, el embajador argentino Juan José Arcuri, negó la palabra al término de la reunión, una situación que los más veteranos de la OEA consideran insólita y que Koncke vivió con “desconcierto”. EFE

Publicidad