Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La “epidemia” de heroína en EEUU dispara el cultivo de opio en México

La “epidemia” de heroína y de otros derivados del opio en EEUU, que está en su nivel de consumo más alto en los últimos 20 años, ha disparado el cultivo de amapola en México hasta convertirlo en el tercer país del mundo por plantaciones, según Naciones Unidas.

Publicidad

“En EEUU hay una epidemia de heroína y las muertes por sobredosis se han incrementado de forma pronunciada”, explicó ante la prensa Angela Me, responsable del Informe Mundial sobre Drogas 2015, difundido hoy en Viena.

La experta subrayó que en los pasados años se ha producido un gran incremento en EEUU del abuso de potentes opioides sintéticos como el fentanilo y la oxicodona, para los que se necesita receta médica.

Con el aumento de la oferta de heroína y que su precio sea más barato que estas sustancias sintéticas usadas como analgésicos o anestésicos, ha habido un trasvase de consumidores a esa droga.

Las sobredosis han superado a los accidentes de tráfico y a las armas de fuego como la principal causa de muerte por heridas en Estados Unidos, recordó la experta.

Según los últimos datos de la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA), alrededor de 46.000 estadounidenses fallecieron por una sobredosis en 2013 y más de la mitad de estas muertes fueron causadas por analgésicos opiáceos recetados y heroína.

En ese mismo año, en EEUU los accidentes de tráfico acabaron con la vida de unas 35.000 personas y otras 33.000 murieron por armas de fuego.

La demanda de heroína y otros derivados del opio en EEUU ha llevado a que los cultivos de adormidera crezcan en México, que es el tercer cultivador mundial de la planta con la que se produce la heroína, después de Afganistán y Myanmar.

Según los datos del informe de Naciones Unidas, en 2014/2015 se cultivaron en México 24.800 hectáreas de opio, lo que supone el 9 por ciento mundial.

Esa cifra es más del doble que en 2013, cuando la extensión de los cultivos era de 11.000 hectáreas, según el informe de Naciones Unidas.

En el año 2000 los plantíos de amapola apenas tenían 1.900 hectáreas.

Los otros países latinoamericanos que abastecen al mercado de EEUU son Guatemala, con 640 hectáreas en 2014, y Colombia, con 387 hectáreas en ese mismo año.

En términos globales Afganistán sigue siendo con diferencia el principal productor mundial, con alrededor del 70 por ciento del opio mundial (unas 3.300 toneladas).

Le sigue Myanmar con el 14 por ciento de la producción mundial, que equivale a unas 650 toneladas.

La ONU señala que en América Latina la producción de opio entre 1998 y 2015 se ha duplicado hasta las 500 toneladas, lo que supone alrededor del 11 por ciento mundial.

Mientras que Afganistán abastece a los mercados de Europa, Oriente Medio, África y Canadá; Myanmar se centra en el mercado chino, y la producción de México está dirigida a EEUU.

“El cultivo de opio en México es más a escala de agricultores. No hemos estudiado en profundidad, tal como hemos hecho en Afganistán, cuál es la situación de los agricultores y por qué cultivan opio y no cultivos ilícitos”, declaró la experta de la ONU. EFE (I)

Publicidad