Ecuador. martes 19 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama termina política “pie mojado, pie seco” que beneficia cubanos que huyen de Castro

En esta fotografía de archivo del 22 de marzo de 2016, el presidente Barack Obama habla en el Gran Teatro de La Habana, Cuba. Obama puso fin a una antigua política migratoria estadounidense que permite que cualquier cubano que llega a Estados Unidos pueda quedarse y convertirse en residente legal, dijo un alto funcionario gubernamental el jueves 12 de enero de 2017. (AP Foto/Desmond Boylan, archivo)

WASHINGTON (AP) — El gobierno de Barack Obama va a poner fin a la política de “pie mojado, pie seco” que otorga estatus de residencia legal a los cubanos que llegan a Estados Unidos sin visas.


Publicidad

Eso de acuerdo con un alto funcionario del gobierno, que dijo que el cambio de política entrará en vigor de inmediato.

El funcionario dijo que Estados Unidos y Cuba se han pasado varios meses negociando el cambio, incluyendo un acuerdo con Cuba para que permita el regreso de quienes sean rechazados por Estados Unidos.

La medida se produce una semana antes que el presidente Obama deje su cargo y es casi seguramente el último cambio que hará en su vasta reforma a las relaciones con Cuba.

“Hoy, EE UU está dando pasos importantes para avanzar hacia la normalización de relaciones con Cuba y darle una mayor consistencia a nuestra política migratoria”, dijo Obama en un comunicado. En su mensaje, y con miras al inminente inquilino de la Casa Blanca, el republicano Donald Trump, que ha amenazado con revisar las relaciones con La Habana, Obama defendió el acercamiento a la isla como “la mejor manera de garantizar que los cubanos pueden disfrutar de prosperidad, buscar reformas y determinar su propio destino”.

“Tal como dije en La Habana, el futuro de Cuba debería estar en manos de los cubanos”, subrayó el presidente demócrata.

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart, condenó lo que considera otra “concesión” a La Habana y una “traición” al compromiso estadounidense con los derechos humanos. “Este último acto para reducir los salvavidas que le quedan a los cubanos que languidecen en el totalitarismo es una despreciable traición final a personas que merecen algo mejor de un presidente americano“, criticó.

La llegada de cubanos a EE UU se ha disparado desde la normalización de relaciones. En 2015, llegaron 43.159 cubanos, un 78% más que en 2014. El año pasado fueron al menos 54.000 los cubanos que ingresaron en territorio estadounidense, la gran mayoría a través de la frontera con México. El éxodo de cubanos temerosos de perder este privilegio provocó de hecho a finales de 2015 una crisis en varios países centroamericanos que trataban de llegar por esa región hasta EE UU.