Ecuador. Jueves 24 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Kremlin dice que intentará explicar a EE.UU. su postura sobre Ucrania

Rebeldes separatistas ucranianos respaldados por Rusia, sentados sobre un vehículo blindado en ruta hacia el aeropuerto de las afueras de Donetsk, Ucrania. (Foto AP/Vadim Ghirda)

Rusia intentará explicar a EEUU su postura sobre el conflicto ucraniano, aseguró hoy el Kremlin después de que la nueva embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, responsabilizara a Moscú de la escalada de la violencia en el este de Ucrania.


Publicidad

“Nunca nos hicimos demasiadas ilusiones” acerca de que la postura de Estados Unidos cambiaría con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, dijo a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

En cualquier caso, agregó, “seguiremos intentando explicar nuestra postura, de forma consecuente y argumentada, a todos los que participan en las reuniones del Consejo de Seguridad de la ONU, incluida la embajadora de EEUU”.

Haley, que se estrenó ayer en el cargo en un Consejo de Seguridad convocado para tratar la escalada del conflicto en Ucrania, no dudó en expresar “una condena clara y contundente de las acciones rusas” en los territorios del este ucraniano controlado por los separatistas sublevados contra Kiev.

Además, aseguró que las sanciones impuestas a Moscú en relación con Crimea se mantendrán hasta que devuelva el control de la península a Ucrania.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, acusó ayer a las autoridades de Ucrania de caldear el conflicto en el este del país para poder acercarse al nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Ahora (los ucranianos) tienen que establecer relaciones con la actual administración y a través de un conflicto siempre es mejor, más cómodo. Es más fácil involucrar a la nueva administración en la resolución del problema ucraniano y abrir así algún tipo de diálogo”, dijo el jefe del Kremlin durante su visita a Budapest.EFE