Ecuador. Miércoles 23 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sorpresas y el fiscal general

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

El 12 de abril pasado Teleamazonas difundió una entrevista efectuada por la periodista Janet Hinostroza al fiscal general del Estado, sobre los papeles de Panamá y los cuestionamientos en torno a la casa que dicho funcionario puso a nombre de una compañía panameña.

Pero no me voy a detener en ese asunto, del que ya se ha dicho bastante, sino en algo que en verdad me resultó sorprendente: que al final de la entrevista, sin que medie pregunta alguna, y como al descuido, el doctor Chiriboga dejase caer su sorpresa porque en los citados papeles “no hayan salido las empresas que hicieron exportaciones irregulares a Venezuela que están procesadas por la fiscalía y que enviaron plata desde aquí a Venezuela, perdón a Panamá” (cita textual).


Publicidad

Recuerdo que aquel escándalo es el de los atracos cambiarios (y lavado local de activos) generados por exportaciones ficticias, más que irregulares, asesoradas localmente por una banda criolla autodenominada Ocean´s eleven, hasta ahora intocada.

Obviamente no conozco qué mismo sabe el fiscal general sobre trabajos de la firma Mossack Fonseca en favor de tales empresas, o del dinero que hubiesen enviado a Panamá, como para que se declare sorprendido por no constar aquellas en los susodichos papeles; lo que me causó sorpresa es la afirmación de que tales empresas “están procesadas por la fiscalía”, pues revisando la información pública del sistema judicial no aparece que existan los tales procesos, salvo uno (increíblemente) terminado en favor de Fondo Global de Construcciones, una de las supuestas compradoras en esas “exportaciones”. Pero nada hay sobre los “vendedores”, a los que se refirió el fiscal, ni sobre sus asesores.

Solo se me ocurre que estemos frente a un desliz técnico y que en verdad se trate, no de procesos en curso, sino de investigaciones que esté realizando la fiscalía, que por naturaleza son reservadas, en cuyo caso supongo que en poco tiempo nos sorprenderá con buenas noticias. Hay que tomarle, pues, la palabra al fiscal.