Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Qué hay detrás de la consulta de Correa contra Lasso?

Emilio Palacio
Miami, Estados Unidos

La semana pasada, Correa y varios funcionarios del régimen insistieron en la iniciativa de convocar una consulta popular para que las personas que hayan invertido en paraísos fiscales no puedan acceder a cargos de elección popular.

¿Qué hay detrás de esta nueva maniobra del régimen? Tres elementos de la coyuntura podrían revelar la respuesta:

Publicidad

1. Correa teme –las encuestas serias se lo han dicho- que el candidato presidencial de Alianza País (Jorge Glass, Lenin Moreno o el mismo Correa), podría ser derrotado de manera aplastante en las urnas, perspectiva que se vuelve más probable a medida que se extienden el desempleo, la quiebra de los negocios y la lucha a muerte entre bandos rivales de Alianza País.

2. Guillermo Lasso se fortalece mientras se deteriora Correa. La división de la oposición no parece afectar al dirigente de Creo, y los otros posibles candidatos no despegan.

3. El fraude electoral difícilmente podrá cambiar el resultado de las elecciones presidenciales. Los ejemplos de Argentina, Venezuela y Bolivia demostraron que se puede alterar los números electorales sólo hasta cierto límite. Además, las fuerzas armadas se han distanciado de Correa y son ellas las que manejan las urnas.

Podría ser entonces que el gobierno se esté preparando para su posible derrota con una estrategia alternativa:

1. Utilizarán el fraude electoral para minimizar hasta donde sea posible la probable victoria de Lasso y para asegurar un bloque de legisladores quizás mayoritario de Alianza País. El fraude en las elecciones legislativas será escandaloso, pero el régimen podría mostrar la derrota de su candidato presidencial como prueba de que no hicieron trampa.

2. Dirigirán los fuegos contra Lasso con una consulta que –ellos suponen- pondría en duda su calidad moral, y que de triunfar el SÍ lo debilitaría políticamente si gana la presidencia.

3. En un escenario así, Alianza País se convertiría en el principal partido de oposición contra el nuevo gobierno “neoliberal”, paralizándolo y sobre todo impidiendo que se castiguen los atropellos de estos años. El apoyo del aparato correísta, que no se habrá desmantelado, contribuirá con lo suyo. Y si todo funciona, en cuatro años más Correa regresaría al poder.

Esta estrategia alternativa tiene algunos flancos débiles:

1. Las inversiones de Guillermo Lasso en Panamá no son un tema que despierte pasiones en la gran masa de votantes. El discurso contra los banqueros y los ricos funcionó mientras hubo plata, pero ya no convoca.

2. Correa estará obligado a participar activamente en la campaña por el SÍ en la consulta, y eso trae a la memoria el desastre de febrero del 2014, cuando su intervención, sin ser candidato, provocó la derrota aplastante de sus listas.

3. La Historia y la experiencia reciente demuestran que el electorado en Ecuador tiende a votar en las consultas no en función de lo que se pregunta sino de sus emociones políticas“.

* El texto de Emilio Palacio ha sido publicado originalmente en el blog emiliopalacio.com

Publicidad