Ecuador. Jueves 8 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El “no” de Colombia, un revés para Obama

Sara Barderas
Washington, Estados Unidos

Hace menos de dos semanas, Barack Obama destacaba públicamente en Nueva York el “coraje” de Juan Manuel Santos para llegar al acuerdo con las FARC y daba casi por sentada la entrada en vigor del tratado de paz.

“Es un logro de proporciones históricas”, decía antes de una reunión con su homólogo colombiano.

Publicidad

La victoria del “no” al acuerdo de paz en el referéndum del domingo en Colombia golpea ahora a los dos.

Al implicarse Obama en el proceso, el fin de “la guerra más larga en América Latina” estaba llamado a formar parte del legado que dejará en política exterior cuando el 20 de enero abandone la Casa Blanca.

Tras la reanudación de las relaciones diplomáticas con Cuba, la paz colombiana suponía un broche de oro para su política en America Latina.

“La expectativa era que el acuerdo de paz fuera ratificado por los votantes colombianos y eso no es lo que ha ocurrido”, admitía hoy el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Obama se implicó directamente en el camino abierto por Santos. Además de respaldar siempre públicamente al mandatario, convirtiéndose en uno de sus mayores apoyos internacionales, nombró un enviado especial para el proceso de paz en Colombia, Bernie Aronson. Y vistiendo una guayabera, a la firma del acuerdo de paz en Cartagena de Indias asistió el secretario de Estado, John Kerry.

La Casa Blanca, que había vendido la leche antes de comprar la vaca, pudo hoy a duras penas ocultar su decepción ante lo ocurrido el domingo en el referéndum colombiano.

“Creo que a todo el mundo le ha sorprendido este resultado. Todos los análisis que se hicieron antes predijeron que (el acuerdo) sería ratificado por el pueblo colombiano. No lo fue”, dijo Earnest.

Obama se volcó con la paz negociada de Santos. A principios de este año anunció un nuevo plan “Paz Colombia”, una estrategia para apoyar al país latinoamericano en su estapa postconflicto dotada con una inversión de 400 millones de dólares.

En la resaca del referéndum del domingo, tanto la Casa Blanca como el Departamento de Estado mantuvieron hoy públicamente su apoyo al proceso de paz con las FARC y también al propio Santos.

“Apoyamos la propuesta del presidente Santos de unir esfuerzos en apoyo a un diálogo amplio como siguiente paso hacia el logro de una paz justa y duradera”, manifestó el portavoz de Kerry, John Kirby.

Gobierno y cancillería incluyeron el nombre del ex presidente y ahora líder opositor Álvaro Uribe en sus menciones a la situación colombiana.

“El presidente Santos, el líder de las FARC Rodrigo Londoño y el líder opositor Álvaro Uribe han señalado su compromiso para lograr la paz y trabajar juntos de manera inclusiva para hacerlo”, indicó Kirby. “La buena noticia es que todas las partes, incluso los líderes de las FARC y el señor Uribe, han manifestado un compromiso para lograr la paz y hacerlo de manera inclusiva”, dijo Earnest.

El enviado especial de Obama sigue estando a disposición de Colombia y el mandatario estadounidense aseguró a través de su portavoz que sigue apoyando los esfuerzos de Santos, que tras la victoria del no ha llamado a un diálogo nacional con todas las fuerzas políticas.

“Este es un proceso que ha incluido implicación y fuerte apoyo estadounidense, pero llegados a este punto, hemos sido muy claros con que es el pueblo colombiano el que tiene la responsabilidad última de ejercer su propio juicio sobre lo que es mejor para su país”, manifestó el portavoz de Obama. Estado Unidos “reconoce que en los próximos días se tendrán que tomar decisiones difíciles”, señaló por su parte el Departamento de Estado.

Publicidad