Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa critica a la CIDH y dice que “están locos”

Quito, 25 mar (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, rechazó hoy una resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que dictó medidas cautelares en favor de tres ecuatorianos condenados a prisión por injuriarle y dijo que los autores de tal dictamen “están locos”.


Publicidad

El organismo interamericano concedió ayer las medidas cautelares en una resolución en la que pidió al Estado ecuatoriano que suspenda la ejecución de una sentencia de Casación emitida el 14 de enero por la Corte Nacional de Justicia contra el asambleísta opositor Clever Jiménez, su asesor Fernando Villavicencio y el médico Carlos Figueroa.

Los dos primeros fueron condenados a dieciocho meses de cárcel y el tercero a seis meses por el delito de “injuria judicial”, al haber acusado al presidente Correa “de haber cometido un delito de lesa humanidad”, recordó hoy en un comunicado la Cancillería ecuatoriana.

El mandatario, en un encuentro con medios de comunicación en Guayaquil (suroeste) dijo que la resolución de la CIDH fue dictada por “un grupo de burócratas sin atribución” y calificó de “inaudito” tal hecho.

“Ordenan a la República que revierta una sentencia ejecutoriada -así de simple- de un país soberano”, expresó.

Según él, los miembros de la CIDH no basaron su resolución en un argumento como el de que se vulneró el debido proceso al juzgar a los condenados, sino que “critican la ley ecuatoriana; como no están de acuerdo, no se puede aplicar la ley”, dijo.

“De acuerdo a estos genios una denuncia penal acusando al presidente de la República de criminal de lesa humanidad con total mala fe, falseando los hechos” es una manifestación “de libertad de expresión”, dijo Correa.

Según el razonamiento de la CIDH, el presidente tiene que “aguantar todo esto, porque los ciudadanos me pueden acusar de lo que sea. ¡A otro con esos cuentos!”, espetó el mandatario.

Correa criticó también al organismo por su “mentalidad”. Según “esta gente”, dijo, “nosotros podemos ganar las elecciones, pero ellos son los que tienen que gobernar”, y consideró que ello “demuestra la urgencia de renovar el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

Las acusaciones vertidas por Jiménez, Villavicencio y Figueroa fueron formuladas en relación con los hechos del 30 de septiembre de 2010, cuando el mandatario ecuatoriano estuvo retenido varias horas en un hospital de Quito durante una revuelta policial que el Gobierno considera un intento de golpe de Estado.

Los condenados presentaron una denuncia ante la Fiscalía en la que dijeron que Correa se había trasladado a las instalaciones de una universidad para planear su rescate y regresar luego al hospital para ser liberado.

Pero el Ministerio Público no acogió la denuncia, que calificó de temeraria y maliciosa, por lo que Correa emprendió el juicio por injurias en el que fueron condenados.

Sobre el caso, la Cancillería ecuatoriana señaló en un comunicado que la CIDH se extralimita al dictar medidas cautelares y rechazó “la creciente politización” de ese organismo.

El ministerio indicó que el organismo interamericano no puede solicitar medidas cautelares, pero “decidió incluir en su Reglamento, que lo elabora y aprueba la propia Comisión y no los Estados Miembros”, esa facultad.

En todo caso, precisó, el estatuto de la CIDH, aprobado por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que depende la Comisión, “prevé la posibilidad” de solicitar “a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que dicte medidas provisionales”.

Agregó la Cancillería que “la creciente politización de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos” genera “un debilitamiento lamentable del sistema”.

Mientras, el legislador Jiménez, para quien la jueza Lucy Blacio emitió orden de encarcelamiento tras confirmarse la condena, al igual que para los otros dos sentenciados, preguntó al canciller ecuatoriano desde su cuenta de Twitter quién tiene competencias para pedir medidas cautelares, si no es la CIDH.

“… entonces quién Ministro? la cancillería, la Presidencia? quién?”, escribió.

Sobre su situación, el legislador negó en otro mensaje que esté escondido y rechazó eventuales peticiones de amnistía o indulto en su favor.

“Amnistía!!! Indulto!!!? quién ha pedido eso? No lo acepto, los que deben ser perdonados son ustedes que se han festinado los fondos públicos”, tuiteó.

También Correa se pronunció sobre la posibilidad del indulto y dijo que “indultar a alguien que se jacta de su maldad, que se jacta de su delito, que quiere hacer aparecer a la víctima como victimario y él, que es el victimario, como víctima, eso tiene un nombre: impunidad, y es lo peor que le puede pasar a una sociedad. EFE

Noticias relacionadas

Cancillería rechaza el pedido de la CIDH sobre Cléver Jiménez

Procurador afirma que pedido de la CIDH para Jiménez no es vinculante

Cléver Jiménez reaparece en Twitter y dice que no acepta indulto ni amnistía

Vídeo relacionado