Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Patiño convoca a la CAN, Aladi, Mercosur y Alba a una mesa de diálogo

Samper y Patiño. Foto tomada de: @unasursecgral

Guayaquil (Ecuador) 3 dic (EFE).- El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, pidió hoy a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que convoque a una mesa de diálogo a organismos de integración latinoamericana para analizar asuntos relativos a la convergencia regional.


Publicidad

“Creo que podemos establecer una mesa de diálogo en donde todos los organismos de integración”, entre los que mencionó a la Comunidad Andina (CAN), la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), el Mercosur y la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP), puedan discutir asuntos de convergencia con “más profundidad”, dijo.

Al término de un panel en el marco de un seminario internacional sobre integración previo a la cumbre que la Unasur celebrará el jueves y viernes en Guayaquil y Quito, Patiño formuló la invitación a los distintos bloques “para seguir dialogando sobre esto”.

“Si le permiten a Unasur tomar la iniciativa de llamar a esa reunión, ojalá esto nos permita en un futuro muy próximo encontrar cada vez mas unidos a los procesos de integración”, agregó.

El canciller destacó el papel de la Unasur como “referente fundamental para consolidar la integración económica, política y social de la región”.

“Es una herramienta funcional para consolidar nuestras agendas comunes y es un instrumento para plantear una relación soberana con el resto de países y regiones del mundo”, dijo.

Para el ministro ecuatoriano, entre los principales desafíos del grupo de países está la aceleración de una nueva arquitectura financiera, encaminada a lograr una verdadera soberanía, proceso en el que tiene un papel trascendental el Banco del Sur, que debe conseguir la incorporación “progresiva” de todos los países suramericanos, dijo.

En la actualidad, las naciones que forman parte de la institución financiera son Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Paraguay.

Patiño aseguró que este proyecto se debe complementar con la ampliación del Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) para utilizar las monedas locales para el comercio interno.

“Así lograremos la consolidación de la soberanía monetaria y financiera, dejando de un lado la dependencia del dólar e incrementando la producción suramericana y la complementariedad productiva”, afirmó.

El sucre es una unidad contable de compensación que reemplaza el uso de una moneda material internacional.

Consideró que la defensa de los recursos naturales “es un factor clave para asegurar un desarrollo basado” en las capacidades de los países de la zona, por lo que es necesario “lograr un uso sostenible y planificado”, manifestó.

Patiño también subrayó que se necesitan carreteras, puertos y aeropuertos planificados de una forma coordinada y orientados al desarrollo común, así como redes regionales de fibra óptica y de tecnologías de la información y comunicación propias.

La erradicación de la pobreza, la consolidación de una zona de paz, la creación de un sistema de solución de controversias y el fortalecimiento de la participación ciudadana son otros desafíos.

“Lo que hemos logrado ha sido enorme en este inicio del siglo, pero lo que podemos lograr es mucho mayor”, dijo.

Los cancilleres de Unasur se reunirán este jueves en Guayaquil, donde también se efectuará el traspaso de la presidencia de turno del bloque por parte del presidente de Surinam, Desiré Delano Bouterse, al de Uruguay, José Mujica.

Los actos culminarán este viernes en Quito, donde los jefes de Estado celebrarán la parte final de la cumbre y se inaugurará la nueva sede del bloque.

La Unasur está formada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. EFE