Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa dice que el gran problema del general González es su mal manejo del lenguaje

Quito, 17 ene 2015.- El Presidente Rafael Correa en su primer enlace del 2015. Enlace Ciudadano Nro. 407 desde el Comité del Pueblo en Quito. Foto Eduardo Santillán Trujillo / Presidencia de la República

El presidente de la República, Rafael Correa, dedicó varios minutos de su Enlace Ciudadano No. 407 a comentar el libro ‘Testimonio de un Comandante’ del General Ernesto González, ex comandante del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.


Publicidad

De hecho, en su segmento ‘La libertad de expresión ya es de todos’, el primer mandatario criticó con principal énfasis las declaraciones por las cuales el Gral. González asevera que el 30 de septiembre no hubo un intento de golpe de Estado así como tampoco un secuestro al presidente Correa.

Rafael Correa citó la definición de la Real Academia Española de la palabra secuestro: “Retener indebidamente a una persona para exigir dinero por su rescate, o para otros fines.” El General González habría afirmado, en sus entrevistas a la prensa, que el presidente no estuvo secuestrado sino retenido.

Ante esto, el primer mandatario expresó: “El gran problema del General González es su mal manejo del lenguaje”. A lo que agregó que el militar retirado niega que haya habido intento de golpe de Estado porque su noción de tal situación responde al concepto clásico: militares que se rebelan y se toman el poder por la fuerza. Para el presidente, el hecho de que existió intento de desestabilización institucional y la intención de quitar la vida al presidente, ambos reconocidos en el libro de González según dice Correa, confirman que hubo intento de golpe de Estado blando.

Correa también criticó que, en su libro, Gonzalez asegurara que el presidente no mantiene cercanía con los militares por no participar en todas las reuniones, lo cual implica desconocimiento de las Fuerzas Armadas. Correa dijo que el presidente de la República no es exclusivo para los militares, sin embargo, aseguró que nunca como en su gobierno han sido tan bien atendidos. Demostró una tabla con los sueldos que tenían los militares antes del gobierno correista: hoy están triplicados o cuadriplicados. Así como la inversión en seguridad que en el 2014 sobrepasó los 1000 millones de dólares.

El presidente defendió que los ministros de Defensa, en su gobierno, sean civiles pues los militares deben estar al servicio de la sociedad civil y no al revés. Además, dijo el mandatario, que respeta la opinión de González pero que el criterio que se aplicará será el suyo porque ganó las elecciones.

Sobre una entrevista que el periodista Diego Oquendo hizo al General González, Correa criticó que el periodista no haya hecho preguntas más incisivas, por ejemplo, ¿quienes fueron los que llevaron a cabo la campaña de desinformación sobre la Ley de Servicio Público que incitó el descontento policial el 30-S? González asegura en su libro que dicha campaña existió.

Rafael Correa rechazó la teoría de Diego Oquendo de que no hubo intento de Golpe de Estado. “No hay mayor vanidad que la falsa modestia”, expresó el Jefe de Estado sobre Oquendo.

En su segmento ‘Prohibido Olvidar’, continuó analizando el libro de González. Dijo que los medios privados ayudaron a desinformar, junto con ciertos asambleístas de oposición, afirmando que los uniformados iban a quedar desamparados. Tan fuerte fue la campaña desinformativa, a criterio del presidente, que el General González reconoce en su libro que se vio obligado a pedir en rueda de prensa que se revise la Ley de Servicio público, durante los hechos del 30S, pese a que él, González, sabía que no iba a haber perjuicio a los uniformados.

Correa agradeció al General González por confirmar, en su publicación, la teoría del gobierno de que el coronel Mario Pazmiño, ex jefe de inteligencia, era quién daba, como lo asegura González, la información al grupo militar de la Embajada de los Estados Unidos a cambio de lanchas o cooperación. El Jefe de Estado calificó de traición ese comportamiento porque dijo que a través de ese pacto Colombia se enteraba de la información ecuatoriana durante la crisis de Angostura.

Otro de los hechos que el presidente negó, de lo afirmado por González en su libro, fue que él haya amenazado a la cúpula militar diciendo que si no lo rescataban en media hora iba a salir. El presidente recordó que él no podría salir por su cuenta porque estaba recién operado de la rodilla, con 25 puntos de sutura y no podía caminar sin ayuda. Por eso, dijo, salió en silla de ruedas.

La ‘Cantinflada de la semana’ se la dedicó a Diego Oquendo por preguntar a González: “¿Hubo retención o secuestro?”, desconociendo que en castellano ambas expresiones se refieren a lo mismo. Correa criticó lo que él considera desconocimiento de Oquendo, como abogado y periodista, del significado de esas dos palabras y dijo que eso le hace parecerse al periodista Gonzalo Rosero, a su criterio “el talibán del español”.