Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ramiro Ávila: “La cercanía de Raúl Vallejo al gobierno no es sana para la autonomía universitaria”

Ramiro Ávila, catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar. Foto de www.pressenza.com

Quito.- La Universidad Andina Simón Bolívar (UASB) está a punto de concurrir a un proceso electoral de consulta para definir quién una postura que le oriente al Consejo Universitario elegir al nuevo Rector. Desde el 28 de octubre comienza el silencio electoral y el día 30 será la votación consultiva para seleccionar al sucesor de Enrique Ayala Mora.


Publicidad

El catedrático Ramiro Ávila impulsó una impugnación a la candidatura del Dr. Raúl Vallejo, ex ministro de Educación del presidente Rafael Correa y actual embajador ecuatoriano ante Colombia. La República.EC entrevistó a Ávila para preguntarle su visión de este proceso de selección del futuro rector. Así mismo, este periódico conversará con una eminente catedrática que respalda la candidatura de Vallejo y que cuestiona la de César Montaño.

Ávila es docente del Área de Derecho, dirige los programas de Especialización Superior y Maestría en Derecho Penal. Enseña en la UASB desde el año 2000 y es profesor a tiempo completo desde el 2006. Es abogado de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, tiene una maestría de la Columbia University y otra de la Universidad de País Vasco, en esta última actualmente es candidato a Doctor en Sociología Jurídica (PhD).

– ¿Qué razones motivaron su impugnación a la candidatura de Raúl Vallejo al rectorado de la UASB?

– La razón fundamental es que el candidato Raúl Vallejo no cumple con los requisitos para ser Rector. Según el Reglamento que rige la elección de Rector de la UASB, “los aspirantes deberán cumplir con los requisitos previstos en la ley nacional respectiva.” La ley “respectiva” es la Ley Orgánica de Educación Superior que textualmente dispone como requisito para ser rector tener tres años que “deberán haber sido ejercidos en calidad de profesor universitario o politécnico titular a tiempo completo” (Art. 49, letra f.). Según consta en el certificado otorgado por la Jefe de Recursos Humanos de la UASB, el candidato Vallejo ha ejercido como docente a tiempo completo solo nueve meses.

– De la hoja de vida del candidato Vallejo y también como consta en su cuarta carta a la Comunidad de la UASB, se desprende que desde el año 2010, cuando solicita licencia a la UASB, o sea nueve meses después de haber sido nombrado como docente a tiempo completo, ocupa el cargo de Embajador de Ecuador en Colombia. Siendo embajador, además estando fuera del Ecuador, el candidato Vallejo no ha ejercido el cargo de docente a tiempo completo como requiere la ley. No pudo ejercer los tres años porque simplemente no ha estado en la universidad como profesor sino que ha sido embajador. Es decir, el señor Vallejo ha hecho ejercicio de un cargo político y no de docente universitario.

– El candidato Vallejo ha dicho que yo pretendo restringir su derecho a participar en el proceso de nombramiento de rector. El derecho a elegir y ser elegido es un derecho político y tiene requisitos. Así como no puede ser candidato a presidente de la república una persona menor de 35 años, tampoco puede ser candidato a rector una persona que no ha ejercido menos de tres años la docencia a tiempo completo. Simplemente no cumple el requisito. La idea, además, de poner este tipo de requisitos es garantizar que los candidatos conozcan la universidad y que estén vinculados. Si no cumple ese requisito, por tanto, no existiría garantía de conocimiento y vinculación con la UASB-E.

– ¿Por qué se desechó esa impugnación?

– Según la Presidencia del Consejo Superior de la UASB-E, se desecha la impugnación por un asunto de forma (“adolece de fallas de forma que lo invalidan”). La resolución no especifica cuáles son las fallas ni tampoco resuelve el problema de fondo, que es el incumplimiento los requisitos establecidos en la ley ecuatoriana sobre universidades (LOES) por parte del candidato Vallejo.

– ¿Cuál es el perfil que debería tener un rector universitario?

– A mi me parece que el rector de una universidad debe ser un docente a tiempo completo, contar con un título de cuarto nivel, tener una basta experiencia en gestión universitaria y en enseñanza, tener vínculos estrechos y demostrables con la universidad donde se postula, tener excelentes evaluaciones por parte de estudiantes, tener capacidad de escucha, apertura, sensibilidad e inteligencia para afrontar los problemas cotidianos de estudiantes, trabajadores y docentes. Además de pasión por la enseñanza debe tener vocación por investigar y buscar soluciones a los problemas locales y globales.

– En su opinión, ¿César Montaño cumple con ese perfil? ¿Votará por él? ¿Cuáles sería los motivos de esa decisión?

– Estoy convencido que César Montaño cumple con ese perfil. Pocas personas como el profesor Montaño conocen como él la universidad. Comenzó como estudiante de especialización superior, obtuvo una beca para hacer su maestría, tiene doctorado otorgado por la misma universidad. Conoce a una gran cantidad de profesores como alumno y a todos como colega. Además ha ejercido cargos de representación gremial como trabajador y como docente. Ha sido director de una de las Áreas más grande de la universidad (por la cantidad de programas y de estudiantes) y lo ha ejercido con sobrada solvencia. Tiene méritos suficientes y, durante su campaña, ha logrado recoger y encarnar las aspiraciones de estudiantes, trabajadores y docentes. Finalmente, diría que votaría por él porque creo entre los candidatos cumple con todos los requisitos y conoce tanto las virtudes como los aspectos que deben mejorar en la universidad.

–  La consulta (votación) de alumnos y profesores no es vinculante. ¿Qué pasaría si el consejo universitario escoge un rector contrario a la consulta?

– Un derecho humano fundamental es el ser escuchado en todo asunto que le concierne a uno. En este caso es la elección de rector que concierne a toda la comunidad académica. No ser escuchado, no atender la consulta, significaría que esa selección y nominación carecería de legitimidad. Además, creo que no considerar la consulta sería un acto de poder y demostraría que los intereses políticos son más importantes que los académicos.

– ¿En qué medida el hecho de que Raúl Vallejo es cercano al gobierno del presidente Correa podría afectar a la UASB?

– No tengo nada personal contra el candidato Raúl Vallejo. En todos estos años que he sido docente a tiempo completo no he tenido la oportunidad de verle ni de saludarle al doctor Vallejo. Nadie puede negar su valía como escritor y también como persona con experiencia en el ámbito educativo secundario. Sin embargo, en este punto de la vida y coyuntura política ecuatoriana, la cercanía del candidato Vallejo al gobierno no es sana para la autonomía universitaria. Personas cercanas al gobierno, aún con buena formación profesional, han demostrado que tienen un compromiso más con el programa de gobierno que con los objetivos institucionales; basta ver la Función Judicial, la Corte Constitucional, el Consejo Electoral, órganos de control, medios de comunicación. En estos espacios la lealtad al primer mandatario y a su proyecto político es más importante que las misiones institucionales establecidas en la Constitución, leyes y reglamentos.

– En la UASB-E, que es actualmente un espacio donde existe garantía de libertad de cátedra y autonomía, se puede reflexionar sobre la coyuntura y la realidad ecuatoriana sin restricción alguna. ¿Se podría, por ejemplo, siendo el doctor Vallejo rector, organizar una jornada de reflexión académica sobre la independencia judicial, la política extractiva en el Parque Nacional Yasuní, las enmiendas constitucionales regresivas en términos de derechos fundamentales, la criminalización a la protesta pública y a los movimientos sociales? Creo que no. Sólo recuerdo cuando el Programa Andino de Derechos Humanos publicó un informe recogiendo las voces de los movimientos sociales, la reacción del gobierno fue descalificar el informe, sus autores y la universidad. ¿Cómo reaccionaría si una persona tan cercana y de confianza al gobierno sería rector? Fácil predecir.

(I)