Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Odebrecht dice que pagó $33.5 millones en sobornos en Ecuador

En un documento que se ha hecho público este miércoles 21 el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, ha revelado que el grupo brasileño Odebrecht pagó 599 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos brasileños y más de 439 millones de dólares en otros once países, según ha revelado el diario Folha de S. Paulo.


Publicidad

A cambio de esos sobornos, según el documento oficial, Odebrecht obtuvo al menos unos $ 12 mil millones en beneficios en contratos en unos 100 proyectos en doce países incluido Ecuador, Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Guatemala, México, Mozambioque, Panamá, Perú y Venezuela.

La investigación, firmada por los periodistas Bela Megale, Camila Mattoso, Julio Wiziack, y Rubens Valente, dice que en Ecuador, la Odebrecht pagó 33.5 millones de dólares, entre 2007 y 2016, por contratos que ascendieron en total a 116 millones de dólares.

Contratos en Ecuador

En 2008, en Ecuador la brasileña Odebrecht tuvo cuatro contratos: el Proyecto Multipropósito Baba, la hidroeléctrica Toachi-Pilatón, el sistema Carrizal-Chone y el aeropuerto de Tena.

En mayo de 2013, la brasileña Norberto Odebrecht se acreditó la construcción de un poliducto y obras adicionales para el transporte de combustibles en el sur de Ecuador, informó la empresa estatal Petroecuador.

En septiembre del 2013, Odebrecht se adjudicó los trabajos de construcción del acueducto que llevará agua desde la represa La Esperanza, en el cantón Bolívar, hasta la Refinería del Pacífico, ubicada entre Manta y Montecristi, Manabí.

Entre los contratos adjudicados a Odebrecht también se encuentrna la remoción de tierras para la construcción de la Refinería del Pacífico y la central hidroeléctrica del proyecto Mandariacu.

Delaciones

La revelación ha sido hecha pública después que Odebrecht firmó acuerdos por los que se comprometió a pagar multas sumadas por 2.047 millones de dólares a los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y Suiza para compensar los actos ilícitos por los que se le investiga en los tres países.

Los acuerdos comprometen también a Braskem, la mayor petroquímica de América Latina y controlada por la constructora Odebrecht, la principal implicada en el gigantesco escándalo de corrupción en el seno de la petrolera Petrobras.

Ambas empresas también se comprometieron a revelar los hechos ilícitos que practicaron en Brasil y en el exterior y asumieron su responsabilidad por haber violado las leyes anticorrupción en los tres países.

La constructora pagará la multa a lo largo de 23 años y la deuda será actualizada anualmente según la inflación en Brasil.

La investigación sobre los desvíos en Petrobras ha mandado a la cárcel a los ejecutivos de varias de las mayores constructoras de Brasil y salpicado a decenas de políticos de todos los partidos, principalmente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), actualmente en el poder, y del Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el expresidente Lula da Silva y que gobernó Brasil por trece años.

El expresidente de la constructora, Marcelo Odebrecht, preso desde el año pasado, fue condenado a 19 años y 4 meses de cárcel por delitos de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir.

Odebrecht pagaba millonarias coimas para adjudicarse los contratos de Petrobras y ofrecía financiación electoral ilegal a los políticos que amparaban las corruptelas.

Los acuerdos de lenidad fueron suscritos con el Ministerio Público de Brasil, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la Procuraduría General de Suiza e incluyen amplias medidas para remediar la situación, entre ellas delaciones premiadas ofrecidas por 77 ejecutivos de Odebrecht a cambio de reducción en sus futuras condenas y que, según ha anticipado la prensa, salpican a cerca de 200 políticos, en desvíos de Petrobras y en financiación ilegal de campañas electorales.

Odebrecht, un conglomerado que actúa en 28 países y tiene cerca de 168.000 empleados, es una de las mayores contratistas de obras públicas en América Latina, cuenta con ventas anuales superiores a los 28.800 millones de dólares y actúa en diferentes sectores, pero principalmente en la construcción.

  • Con reportes de EFE